Universo Marvel 3.0


Noticias: ¿Eres nuevo en el foro? Preséntate aquí
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate

Autor Tema: LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY  (Leído 109877 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Taneleer Tivan

  • Kree
  • ***
  • Mensajes: 1.201
  • Sexo: Masculino
  • Estos conceptos no me resultan aplicables
    • Ver Perfil
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #240 en: 25 Noviembre, 2012, 12:21:25 pm »
Antes de empezar a poner muro, me gustaría comentar para todos los que os gusten estas cosas, que hay un libro de David Bishop llamado Thrill-Power Overload, dedicado a los 30 años del 2000AD, que habla de las típicas curiosidades que a algunos os podrían parecer interesantes. Me imagino que a través de Amazon no tendríais problema de encontrarlo.
Hecha la oportuna labor de servicio público, a saco. La disolución del equipo formado por John Wagner y Alan Grant no resultó tan traumática como en un primer momento se había llegado a temer por los editores del 2000AD. Supongo que algo tendría que ver el hecho de que Wagner le cediese (generosamente) a Grant las otras dos series que ambos escribían juntos, el Perro de Stroncio y Judge Anderson, que eran creaciones del propio Wagner. Sea como fuere, la cuestión es que Grant ni siquiera tuvo problema en continuar haciendo de vez en cuando ocasionales episodios de Dredd para que Wagner pudiese dedicarle tiempo a otra serie de proyectos y tareas editoriales en los que también estaba envuelto. Con todo, el problema que se avecinaba en el horizonte no iba a ser tanto el día después a la disolución del dúo formado por Wagner y Grant, sino el hecho de que Wagner se encontraba cada vez más quemado por no estar recibiendo ni un penique de los derechos de merchandising de Dredd.

En cualquier caso, y ya con Wagner como único responsable de la dirección de la serie, la primera historia con trascendencia directa para todo lo que iba a tener lugar al año siguiente fue precisamente la primera secuela directa de Oz; o mejor dicho la segunda, toda vez que Hitman ya había permitido vislumbrar las dudas que comenzaba a albergar Joe Dredd sobre su papel a la hora de hacer cumplir la ley de MC-1.
Bloodline (Progs. 583-584), cuya traducción más aproximada en castellano creo que sería algo parecido a Linaje, fueron dos episodios dibujados por Will Simpson y con un total de 18 págs, que aparecieron durante la segunda quincena del mes de Julio de 1988. Su principal atractivo consistía en la revelación a los lectores y al propio Dredd de uno de los secretos más oscuros que se había guardado el Juez Supremo Silver tras la conclusión de Oz: la existencia de Kraken, un Judda de la línea genética de Fargo al que Silver había preservado de la eliminación sufrida por sus hermanos clónicos. Kraken había sido puesto bajo la custodia del Juez Odell, nuevo jefe de la Tek Division tras el asesinato de Bruffen, con vistas a convertirle en un Juez de MC-1 para el caso de que llegase a ser necesario reemplazar algún día al veterano Joe Dredd. O lo que es lo mismo, lo que el Departamento de Justicia pretendía era tener un clon de Dredd como reserva para el caso de perder al auténtico.
Dredd, que había sido mantenido al margen, se enteraba de todo el asunto al empezar a compartir las mismas sensaciones que experimentaba Kraken durante su primera salida a las calles de MC-1. Siguiendo aquellas sensaciones, consecuencia del vínculo genético que les unía a ambos, Dredd llegaba hasta Odell y Kraken y descubría lo que estaba sucediendo, comprendiendo al mismo tiempo lo que Silver, Odell y el Consejo tenían en mente para el día en que el propio Dredd no pudiera permanecer al frente de la ley de MC-1. Nadie era irremplazable. O al menos eso pensaba Silver.



Otra nota destacable fue el ingreso de Judge Dredd en el mundo de los cómics a color durante el transcurso de Tornado (Progs. 588 a 591), una saga de cuatro episodios que suponía un curioso homenaje de John Wagner al clásico de Frank Baum llevado al cine, el Mago de Oz. Debido a una falta de coordinación editorial, la definitiva (bueno, en realidad habría alguna excepción con motivo de la arrasante llegada de Bisley a Slaine en El Dios Cornudo, aunque no dejaron de ser sino eso, excepciones) presentación de la totalidad del episodio de Dredd a todo color, comenzó con la segunda parte de la historia (Prog. 589), cuando en realidad habría debido producirse en el número anterior (Prog. 588) coincidiendo con el añadido de cuatro páginas más a la revista y la presentación por primera vez de su cubierta en papel satinado.

Con todo, mayor relevancia argumental tendría el regreso a la serie del joven PJ Maybe, que se convertía en el auténtico protagonista de WHat i Did during tHe Zummer HoLidays by P.J Maybe, Age 13 (Progs. 592 a 594), tres episodios nuevamente dibujados por Liam Sharp y publicados desde mediados de septiembre a primeros de octubre, en los que tal y como indicaba el propio título de la historia, a través del trabajo escolar del propio interesado se contaba lo que éste había hecho durante sus vacaciones de verano. O lo que es lo mismo, como accedía a la fortuna de la familia Yess, su familia por parte de madre y proveedores en exclusiva de los uniformes utilizados por los Jueces.


Con un plan perfectamente trazado, PJ empezaba por eliminar a los cretinos de sus primos, Wilbur y Watt. A Wilbur le manipulaba el coche y se estrellaba llevándose por delante a otros diez ciudadanos más, mientras que con Watt utilizaba una droga hipnótica denominada SLD 88, que él mismo se había fabricado en el laboratorio del cole, y se las arreglaba para simular su suicidio. La cabeza rectora del negocio familiar, el viejo Fustas Yess, no le iba a durar mucho más al pequeño psicópata, puesto que tras haber enviado a una compañera del cole al hospital, se las arreglaba para obtener de otro enfermo una enfermedad mortal procedente de la Tierra Maldita que luego le inyectaba al viejo mientras dormía. Lo cierto es que el desafortunado tío Fustas era un verdadero cabrón, exactamente igual que sus difuntos hijos, pero a la hora de la verdad, los tres resultaban unos alevines comparados con el pequeño PJ Maybe.


A modo de conclusión, cinco semanas después se publicaba The Further Advenshers of PJ Maybe (Prog. 599) un epílogo de seis páginas ambientado a finales del 2110, que comenzaba contando los estertores del tío Fustas en el momento en que el pequeño PJ, con una sonrisilla en plan hijodeputa, le susurraba la verdad mientras agonizaba en su lecho de muerte. Impagable resultaba la secuencia inicial en que el pobre hombre abría los ojos de par en par, atónito ante lo que escuchaba, señalaba a PJ sin poder hablar, y luego se moría, entendiendo todos los presentes que lo que estaba haciendo era indicarle como su sucesor.
Con todos los miembros de la familia Yess fallecidos en un periodo de tres meses, los padres de PJ se convertían en herederos directos de la fortuna y el negocio familiar de los Yess, pero también en los principales sospechosos de sus posibles asesinatos. A pesar de ser minuciosa y exhaustivamente registrados por los Jueces en busca de cualquier prueba, su inocencia les acababa descartando como autores de cualquier posible crimen, con lo que el pequeño psicópata se acababa convirtiendo en un joven multimillonario en el día de su decimocuarto cumpleaños. Incluso conseguía una novia hipermaciza y un par de años mayor que él después de cargarse a su novio. Dredd era el único que llegaba a albergar una mínima sospecha, pero la posibilidad se acababa descartando al no creer nadie que aquel crío, que además representaba perfectamente el papel de idiota, resultase capaz de organizar y llevar a cabo un triple asesinato de una manera tan elaborada y sin dejar ningún rastro de cualquier posible actividad criminal.

Tras una serie de historias como Nuestro hombre en Hondo (Progs. 608 a 611) donde se presentaba la megaciudad de Hondo City, o como Banana City (Progs. 623 a 625) en la que aparecía por primera vez Ciudad Barranquilla, la más corrupta megaciudad del planeta, las aventuras de PJ Maybe llegarían a una primera conclusión ocho meses después de haber conseguido el pequeño asesino en serie acceder a la fortuna de los Yess. The Confeshuns of P.J. Maybe (Progs. 632 a 634), supusieron el último y veraniego capítulo dedicado por John Wagner y Liam Sharp a aquella primera trilogía protagonizada por el astuto y letal PJ Maybe e iniciada cien números atrás con Bug.
Ambientada esta vez a mediados del 2111, el problema con que se topaba el pequeño criminal superdotado consistía en que no había sido capaz de prever lo cabrones que podían llegar ser sus competidores en el lucrativo negocio familiar recientemente heredado, por lo que no le quedaba otro remedio que demostrar a sus adversarios quién era el competidor verdaderamente peligroso en el negocio.
La historia se iniciaba cuando todo había concluido y PJ era interrogado por Dredd tras haber sido arrestado. Orgulloso de sus logros, el pequeño psicópata no tenía ningún problema en ir confesando la historia de los catorce asesinatos que había llevado a cabo hasta entonces, siendo así como se contaba cómo había acabado en los isocubos. Todo había comenzado cuando los Hermanos Hoss, los más encarnizados competidores del viejo Fustas, habían conseguido levantar a Enfáticamente Yess el contrato que tenía con los uniformes de los Jueces.


Aquello no podía ser consentido por PJ, que automáticamente volvía a utilizar el SLD 88, en este caso para inducir a Chester Hoss a decir compulsivamente la verdad ante cualquier situación, lo que producía que durante una entrevista en televisión confesase el fraude que su hermano y él tenían en mente para producir uniformes a bajo coste y sacarle elevados beneficios al negocio con los Jueces. Chester Hoss acababa en un psiquiátrico, pero su hermano Alger conseguía mantener el contrato aceptando las nuevas y abusivas condiciones que ahora les imponía el Departamento de Justicia, lo que obligaba a volver a actuar al pequeño PJ, esta vez involucrando a Alger en un negocio de drogas con el que poder financiar la ruina en que se había convertido el negocio con los Jueces. Con lo que PJ no contaba es con que Alger Hoss estuviese tan desesperado como para presentarse en persona a llevar a cabo el delictivo negocio en el que debía ser reemplazado por un robot y acabase siendo asesinado, siendo el propio Dredd quien acudía al lugar de los hechos y el que por un azar del destino detenía al joven Maybe, que no tenía modo de explicar su presencia allí ni su conexión con lo sucedido.

Lo cierto es que con estas dos historias PJ Maybe se revelaba como una ingeniosa y enloquecida vuelta de tuerca de Adrian Mole, el joven protagonista de una serie de novelas escritas por Sue Townsend que trataban en plan simpático la vida de un adolescente, y que al igual que las peripecias de PJ también estaban narradas en primera persona, a modo de diario. Las historias de Adrian Mole debieron llegar a tener algún tipo de serie en la BBC a mediados de los ochenta, que yo nunca he llegado a ver, pero para que os hagáis una idea, debió ser algo bastante similar al fenómeno que aquí conocimos con el Manolito Gafotas de Elvira Lindo y su posterior adaptación cinematográfica. En cualquier caso, a partir de esta trilogía de presentación, Wagner emprendería con PJ Maybe un camino totalmente desvinculado de aquella singular inspiración original, quedándose aquel origen en una simple curiosidad. De todas formas, por si os gustase el juego de las similitudes entre Adrian Mole y estas historias iniciales de PJ Maybe, el título de su primer libro resultaba ser The Secret Diary of Adrian Mole, Aged 13 ¾, y el del tercero, The True Confessions of Adrian Mole.
En cualquier caso, a pesar de haber sido detenido, la historia de PJ Maybe apenas acababa de dar sus primeros pasos. John Wagner no tenía en mente desembarazarse tan pronto del personaje. Más bien al contrario, su regreso iba a tener lugar apenas un año y medio más tarde, en este caso como una de las consecuencias de Necrópolis.

Hablando de Necrópolis, fue precisamente a uno de sus protagonistas, la Juez Anderson, a la que peor le sentó la separación de John Wagner y Alan Grant. De entrada, debido a esa separación, Anderson se quedó sin la habitual saga veraniega que hubiera debido aparecer en 1988, no regresando hasta principios del año siguiente y ya de la mano en solitario de Alan Grant.
Su primera historia destacable en este nuevo periodo fue Más allá del Vacío (Progs. 612-613), una historia de dos episodios dibujados por Mick Austin que trajo consigo la amenaza del regreso del Juez Muerte del limbo, al haber contactado involuntariamente con él un lama que llevaba 30 años de enclaustramiento y meditación en busca del nirvana. Y sí, habéis adivinado cómo acabó el lama. Inmediatamente a continuación apareció Helios (Progs. 614-622), una historia de 46 págs dibujada por David Roach y publicada de Febrero a Abril de 1989 que arrancaba de lo sucedido en The Brainstem Man (Prog. 587), uno de los episodios de Dredd que había llevado a cabo Alan Grant en sustitución de John Wagner. Aunque con un resultado final a mi juicio bastante pobre, Helios supuso el primer intento serio por parte de Grant de establecer un tono diferente entre las historias de Dredd y las de Anderson, presentando además en ella a la Juez Corey, una émpata de la Psi Division que resultaba ser la amiga de más confianza de Anderson dentro del cuerpo y cuyo suicidio en Leviathan´s Farewell (2000AD Special Sci-Fi 1989) le llevaría a plantearse muchas cosas a la telépata.

Sin ser tampoco una de las sagas más recordadas de Anderson, mejor fortuna tendría para mi gusto Triada, otra historia de 50 págs aparecida de Julio a Septiembre de aquel año a lo largo de los diez episodios que se publicaron en los Progs. 635 a 644. Con la nota curiosa de contener la primera aparición del Departamento de Eventos Forteanos, la historia supuso la primera colaboración de Alan Grant con Arthur Ranson, un magnífico dibujante de estilo fotorealista que con el paso de los años ha acabado siendo reconocido por los aficionados como el gran dibujante de Judge Anderson. El propio Alan Grant considera que las mejores historias sobre Anderson han sido aquéllas en las que ambos han colaborado juntos.


Basada en una historia real sobre un abuso infantil del que Alan Grant había tenido conocimiento, Triada comenzaba con una serie de eventos paranormales del tipo de autostopistas fantasmas, centenares de personas muertas por combustión espontánea y similares, que Anderson procedía a investigar. El rastro le conducía hasta dos pequeñas gemelas de gran potencial psíquico que canalizaban el odio de un compañero de colegio que sufría maltratos por parte de su padrastro. Toda aquella sórdida historia estaba siendo orquestada por un misterioso individuo que se presentaba a las familias de los niños implicados como un Juez de la Psi Division y que resultaba ser en realidad uno de los antiguos Jueces Soviets de Mega Este 1, siendo éstos, encabezados por Orlok, los que se encontraban detrás de lo que se revelaba como un ataque terrorista de carácter psíquico contra MC-1.


Con todo, la noticia de aquel año 1989 en MC-1 fue que Carlos Ezquerra regresó de nuevo a Judge Dredd. Tras un par de episodios de toma de contacto, Young Giant (Progs. 651-655) fue una historia de 30 págs aparecida durante Noviembre y Diciembre que sirvió para que Ezquerra calentase motores, y ya de paso, para que John Wagner presentase a otro de los personajes que iban a aparecer en Necrópolis, el joven cadete Giant, hijo del difunto Juez Giant, y nieto de la antigua estrella de aereoball de los Héroes de Harlem, Clay Giant Sr.
La historia descubría que el fallecido Juez Giant, uno de los primeros secundarios de la serie, asesinado por Orlok durante la Blockmania, había mantenido una relación no judicial con una civil y tenido un hijo de esa relación. La madre había sido asesinada por las bandas durante el caos generado en las calles por la Guerra del Apocalipsis, y el chaval había sido capaz de sobrevivir por su cuenta en semejante entorno hostil con menos de diez años de edad. Tras ser encontrado por los Jueces a la finalización del conflicto, su identidad era descubierta al identificarse su ADN, siendo reclutado para la Academia de la Ley en consideración a su potencial genético y a las facultades físicas heredadas de su padre y de su abuelo. A pesar de su juventud, el director de la Academia decidía asignarle a un test de patrulla con Dredd para que éste tratase de reconducir la violencia que consumía al chico tras haber presenciado el asesinato de su madre y no haber conseguido evitarlo.


De manera inadvertida, lo más relevante sin embargo para el inminente futuro de la serie era este diálogo final que Dredd mantenía con el joven cadete a la conclusión de la historia. Aunque la impresión podía ser que Dredd simplemente le estaba aconsejando con vistas al futuro, ese dialogo en realidad estaba anunciando algo que ya estaba teniendo lugar sin que nadie se hubiera percatado de ello, aprovechando el nuevo formato del 2000AD que había comenzado con el Prog. 650.
Con el consiguiente aumento de precio, ahora eran cinco las historias presentadas en la revista, tres de ellas a color. Y una de las nuevas historias a b/n que había debutado en ese número era The Dead Man, una historia escrita por un tal Keef Ripley y dibujada por John Ridgway sobre un misterioso individuo amnésico y horriblemente quemado que trataba de averiguar su identidad en medio de la Tierra Maldita. Lo que nadie podía prever era que Keef Ripley fuese en realidad un seudónimo de John Wagner y que The Dead Man resultase ser el mismísimo Joe Dredd, así que creo que no hace demasiada falta decir de qué va a ir esto la próxima vez.

:birra:

¿Está el ser humano preparado para reproducirse por huevos? ¿Y cómo afectaría esto al mundo del tebeo? Cómo veis, no todas las preguntas tienen una fácil respuesta. Sin embargo, nosotros vamos a intentar responderlas...

Desconectado Unocualquiera

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 51.747
  • Sexo: Masculino
  • Ningún ser gatuno salió herido durante este post
    • unocualquiera
    • Ver Perfil
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #241 en: 25 Noviembre, 2012, 22:48:26 pm »
Su principal atractivo consistía en la revelación a los lectores y al propio Dredd de uno de los secretos más oscuros que se había guardado el Juez Supremo Silver tras la conclusión de Oz: la existencia de Kraken, ...

Menudos visionarios que ya sabían quién iba a publicar sus aventuras 20 años después.  :lol:

Leído el, como siempre, interesante artículo-resumen.

Nada que añadir y realizo las pertinentes genuflexiones.  :adoracion: :adoracion:

UMY 2012 al forero revelación
UMY 2014-2015-2016 al forero más activo
UMY 2015 al mejor moderador
UMY 2016 al mejor forero

Desconectado conan desatado

  • Cazador de Vampiros
  • ***
  • Mensajes: 174
    • Ver Perfil
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #242 en: 26 Noviembre, 2012, 12:21:36 pm »
Magníficas reseñas Taneleer :palmas: Por cierto, quién se esté pensando en adquirir los Juez Dredd vía importación que no lo dude... Acaban de llegarme los complete cases volúmenes del 6 al 10 y qué alegría. Eso sí que son tomos gordos. Los he comparado con la edición española y la verdad es que da un poco de cosilla la edición española. Quién tenga éstos volúmenes UK y de acuerdo con lo que comentaba Kraken que a partir del volumen 5 sería integral que vaya preparando la cartera porque rondarán los 30 euracos (a mi parecer, pero casi seguro).

sobre estos tomos comento porque creo que no lo he leído en el foro que sus dimensiones son distintas a las kraken. La anchura es la misma que tiene el volumen 1 y 2 edición española, pero la altura es un póco más grande.

Desconectado Taneleer Tivan

  • Kree
  • ***
  • Mensajes: 1.201
  • Sexo: Masculino
  • Estos conceptos no me resultan aplicables
    • Ver Perfil
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #243 en: 21 Diciembre, 2012, 12:38:35 pm »
Con más de 160 págs y un total de 26 episodios de duración, Necrópolis es otra de las macrosagas de Dredd que más reediciones ha llegado a tener desde su publicación, tanto en tomos recopilatorios como en formato comic-book. Ahora bien, a la hora de abordar su lectura, es necesario tener en cuenta que Necrópolis no es una historia que se pueda leer aislada de todo lo que la precedió, en primer lugar, porque suponía la culminación de varios subargumentos que Wagner había ido tejiendo a lo largo de los dos últimos años en la serie; y en segundo lugar, porque Necrópolis comenzaba con los acontecimientos en marcha, siendo también la culminación de toda una serie de tramas que habían ido teniendo lugar durante los seis meses anteriores, en los que las piezas se fueron situando en su punto de partida.
El comienzo de todos esos acontecimientos que acabarían conduciendo a uno de los megaeventos más trascendentes para la historia de MC-1, como atestiguan los más de 60 millones de ciudadanos asesinados durante el transcurso de la misma, debe situarse en el Prog. 650. Ahora bien, en principio, en los créditos de ese número aparecía únicamente una historia de Judge Dredd, The Shooting Match, un conspirativo episodio de 9 páginas, con dibujo y color de John Higgins, en el que el Juez Odell evaluaba a Dredd y a Kraken en un mismo test de campo sin llegar a saberlo nunca ninguno de ellos, comenzando así a cerrarse el círculo en torno a Joe Dredd.

Sin embargo, como a estas alturas ya es sabido, no era The Shooting Match la historia con la que John Wagner iba a poner en marcha los acontecimientos conducentes hacia aquel nuevo Mega-Epic de Dredd, sino The Dead Man (Progs. 650-662) una historia a b/n (lo que aumentaba la falta de pistas sobre la identidad de su protagonista, puesto que Judge Dredd llevaba más de un año apareciendo en color) que con un total de 81 págs comenzaba igualmente en ese mismo número pero bajo diferente nombre de su protagonista y utilizando Wagner el seudónimo de Keef Ripley para que nadie sospechase por asociación entre autor y personaje lo que estaba sucediendo. Dibujada por John Ridgway, la historia apareció serializada en trece episodios publicados de Octubre de 1989 a Enero de 1990, no siendo hasta los tres últimos cuando las fichas comenzaban a caer en su lugar y tenía lugar la impactante revelación final. Como cuenta el propio John Wagner, el secreto era algo esencial para obtener el efecto sorpresa que se pretendía: hacerlo de otro modo hubiera desvelado la verdad a los lectores antes de tiempo. De hecho, para que os hagáis una idea, el secreto fue tan absoluto que el propio John Ridgway no sabía la identidad del Hombre Muerto cuando comenzó a dibujar la historia, aunque sí recuerda haberlo sabido muy pronto.

Ambientada en el radioactivo desierto de la Tierra Maldita y protagonizada por la icónica figura del hombre sin nombre, de guardapolvo, sombrero de ala ancha y pistolero acojonante que habían popularizado las pelis de Sergio Leone, The Dead Man presentaba inicialmente el aspecto de un western de frontera. Luego, aparte, con un destacable trabajo de tinta, era John Ridgway quien aportaba una atmósfera más que adecuada para los elementos terroríficos y de suspense que posteriormente se iban añadiendo a esa puesta en escena, conformando la mezcla resultante algo muy parecido a lo que hoy llamaríamos Horror-Western.
La historia aparecía contada en primera persona por Yassa Povey, un chaval que vivía en un pequeño asentamiento de la Tierra Maldita denominado Bubbletown, y comenzaba con Yassa y su amigo Fuzzy Greel cazando lagartos en las inmediaciones del lugar, siendo entonces cuando descubrían en una cañada el cuerpo de un hombre horriblemente herido y desfigurado por las quemaduras de ácido al que Yassa bautizaba como el Hombre Muerto.



Sin muchas esperanzas de que el desconocido sobreviviese a sus heridas, los lugareños se hacían cargo de él, siendo la madre de Yassa quien lo llevaba a su casa para intentar salvarle la vida. Esa misma noche, una presencia envuelta en un aura de negrura rondaba el asentamiento, siendo el joven Povey el que más nítidamente llegaba a ver una sombra espectral que parecía buscar algo sin llegar a encontrarlo.
Una semana más tarde, la fiebre remitía y el desconocido recuperaba el conocimiento, aunque no guardaba recuerdo alguno de su identidad o de cómo había llegado hasta allí. Tras recobrarse lo suficiente como para caminar por su propio pie, Yassa le acompañaba hasta el lugar donde lo había encontrado. Utilizando al perro del chico para seguir el rastro que había dejado al arrastrarse hasta allí, ambos llegaban hasta una garganta en la que eran emboscados por los Grunts, unos caníbales que merodeaban las proximidades de Bubbletown. Como desenlace del cliff-hanger, el desconocido demostraba una habilidad singular en el manejo del rifle, cepillándose a los ocho asaltantes en otros tantos segundos, incluso aunque uno de ellos llegaba a utilizar al joven como rehén para evitar ser abatido. A efectos de continuidad, imposible relacionar entonces aquella exhibición de tiro con la presenciada en el episodio The Shooting Match publicado apenas tres semanas antes.
Aquella misma noche, tras regresar a Bubbletown, volvían a cobrar forma las pesadillas que asediaban al joven Povey. Esta era la primera aparición de Nausea, una de las Hermanas de la Muerte, las villanas que iban a protagonizar Necrópolis.



Con los habitantes de Bubbletown aterrorizados por la siniestra atmósfera que rodeaba lo que estaba sucediendo y las calamidades que habían empezado a producirse desde que acogieran al Hombre Muerto, el desconocido decidía marcharse en busca de respuestas sobre su origen y lo que le había sucedido antes de llegar allí. Yassa y su perro le acompañaban sin que lo supiera. Cuando les descubría, les prohibía ir con él, pero el joven se negaba a obedecerle y amenazaba con seguirle de todos modos.
Siguiendo el antiguo rastro, ambos cruzaban el desierto y llegaban a la zona boscosa donde los Grunts tenían su territorio. En ese punto, el Hombre Muerto recordaba por primera vez haber atravesado la zona y como los Grunts se apartaban de su paso al observar las quemaduras que sufría. Hacia la mitad del trayecto, Yassa resultaba capturado por los Grunts, viéndose separado del Hombre Muerto. A punto de ser devorado, la mujer espectral de sus sueños volvía a aparecer y ponía en fuga a los caníbales. El Hombre Muerto llegaba a continuación y hacía frente a la aparición, que parecía reconocerle antes de desvanecerse.
Tras lograr salir del territorio de los Grunts, los dos viajeros llegaban a las orillas del Río Acido, identificando entonces el desconocido la causa de sus heridas al tiempo que recordaba la traumática experiencia que había sufrido al atravesarlo.


Al otro lado del río, se encontraba la pequeña población de Crowley. Ahora, lo único que quedaba de ella era un montón de ruinas quemadas y cadáveres carbonizados por todas partes. Buscando respuestas a lo que allí había ocurrido, las dos últimas páginas del episodio suponían una sucesión de viñetas en las que los lectores (con los ojos como platos) iban asistiendo a cómo Yassa y el Hombre Muerto descubrían los restos de un espectacular enfrentamiento, encontrando lo que quedaba de un casco, los restos de una motocicleta, un arma de fuego carbonizada, y por fin, la placa de un Juez de MC-1 en la que se leía el nombre del Hombre Muerto: Judge Dredd.
Revelada así la identidad del protagonista, Dredd recordaba por fin como había dimitido del Departamento de Justicia y emprendido la Larga Marcha a la Tierra Maldita (no se explicaban aún los motivos, aunque en ese mismo Prog. 661 se publicaba Una Carta para Judge Dredd, que era donde todo daba comienzo). Tras llevar cien días repartiendo justicia en la Tierra Maldita, Dredd había llegado a Crowley, donde se había enfrentado a dos mujeres cadavéricas y espectrales que habían venido en su busca y se denominaban a sí mismas las Hermanas de la Muerte. Las fantasmales hechiceras habían acabado arrasando la población, dando por muerto a Dredd. Nada se decía sobre quienes eran o de dónde procedían, pero su aspecto y su manera de expresarse resultaban claramente identificables con los Jueces Oscuros.
Sin mucho más tiempo para asimilar el giro que acababan de dar los acontecimientos, Nausea y Phobia se materializaban en Crowley dispuestas a enmendar el error de haber dejado a Dredd con vida.


A diferencia de su anterior enfrentamiento, Dredd comprendía en esta ocasión que Nausea y Phobia no se encontraban físicamente allí. Eran proyecciones psíquicas que carecían de forma corpórea y sólo podían dañarle si creía que lo que estaba sucediendo era real, aunque el joven Yassa Povey no resultaba ser tan afortunado y acababa ciego tras quemarle Nausea los ojos en una escena de terrorífico e impactante resultado. Sin embargo, incapaces esta vez de hacer creer a Dredd en la realidad de su amenaza, los dos espectros se veían impotentes para acabar con él y optaban por desaparecer del lugar, prometiendo volver a encontrarse bajo otras circunstancias.
Mientras el color iba apareciendo gradualmente en la última página de la historia, la saga concluía con Dredd devolviendo al joven herido con sus padres y emprendiendo el regreso a Mega-City 1. Algo había ocurrido allí y resultaba imperativo volver para averiguar lo sucedido. Sin embargo, para comenzar a descubrirlo, en esta ocasión no había que esperar a la semana siguiente, sino que tal y como se anunciaba en la última viñeta de la saga, bastaba con pasar a la siguiente página de ese mismo número para encontrarse con el inicio de Tale of a Dead Man.

Para situarlo todo correctamente, el comienzo de los acontecimientos narrados en Tale of a Dead Man había tenido lugar en el episodio inmediatamente anterior, Una Carta para el Juez Dredd (Prog. 661) un magnífico episodio epistolar de seis páginas dibujadas por Will Simpson que conectaba lo sucedido con el argumento de la Democracia. Ambientada a principios del 2112, la historia estaba escrita desde la perspectiva de un chaval que había escrito una carta a Dredd con motivo de un trabajo escolar. Con la inocencia propia de un niño, el chico le preguntaba sobre los hechos ocurridos durante la Marcha Democrática e identificaba correctamente los problemas inherentes al estado policial y fascista mantenido por los Jueces. De camino a echar la carta al correo, el chaval había muerto al ser atacado en uno de sus episodios violentos por un vecino al que describía en su carta y que había quedado mal de la cabeza a causa de un golpe que le habían dado los Jueces durante la Marcha Democrática. Al acudir a la escena del crimen, Dredd encontraba la carta y comprendía lo sucedido, sintiéndose responsable de la muerte del chico y aflorando en toda su crudeza los sentimientos de culpa que había reprimido desde Revolución.
Con este bagaje previo, comenzaba Tale of a Dead Man (Progs. 662-668) siete episodios publicados de Enero a Marzo de 1990, que comprendían un total de 54 págs y que aparecían dibujados por Will Simpson (1-4) y el novel Jeff Anderson (5-7). Con Wagner decidido a empezar a atar cabos, la historia comenzaba donde había concluido The Dead Man, es decir, con Dredd dirigiéndose a pie a MC-1 y rememorando los acontecimientos que le habían llevado a emprender la Larga Marcha.


Tras la muerte del joven Wenders, Dredd había comenzado a cuestionarse abiertamente su papel dentro del sistema, al que comenzaba a considerar como una gran mentira. Sus evaluaciones psicológicas preocupaban al Consejo, que se planteaba la cuestión con la gravedad que requería el que Dredd fuera considerado un icono para MC-1. En previsión de lo que pudiera suceder, Silver y Odell decidían sacar al joven Kraken de la Academia, asignándole al propio Dredd su supervisión final para decidir si era apto o no para convertirse en Juez, tal y como ya se había visto en otras ocasiones a lo largo de la serie. Evidentemente, Dredd comprendía de qué iba todo aquello, pero también sabía que si en Kraken había algo equivocado, él era el único capaz de averiguarlo.



Bajo la atenta vigilancia de Odell y la PSU, Dredd y Kraken comenzaban a patrullar las calles de MC-1, dejando Dredd que el joven aspirante a sustituirle se hiciese cargo de las situaciones que se iban encontrando. Uno de los avisos les conducía hasta una situación con rehenes a cargo del Juez Morphy (Prog. 387), el Juez que en su día había llevado a cabo la supervisión final de Dredd y que era lo más parecido a una figura paterna que éste había llegado a asimilar a causa de su origen clónico. Observando las similitudes entre ellos, Morphy apuntaba lo parecidos que resultaban, decidiendo Dredd contarle lo que estaba sucediendo. La actuación de Kraken resultaba excelente, mejor incluso que la del propio Dredd, pero a pesar de la petición de Odell de dar por terminada la evaluación, Dredd decidía seguir adelante con ella.
Con Dredd teniendo cada vez más clara la posibilidad de emprender la Larga Marcha ante la crisis personal que estaba experimentando, llegaba el aviso de que Morphy había sido abatido. La cacería de sus asesinos llevaba a Dredd al límite del asesinato por venganza y acababa con Kraken recriminándole su actuación y reprochándole que su tiempo como Juez había pasado, que estaba viejo para seguir en las calles. Dando la evaluación como terminada, Dredd regresaba con Kraken junto a Odell y juzgaba a Kraken como no apto para convertirse en un Juez de MC-1. A pesar de las protestas de Odell ante Silver, Dredd no rectificaba su veredicto y anunciaba además su dimisión y su decisión de emprender la Larga Marcha.


Mientras Silver comunicaba a Odell su decisión de mantener por el momento la dimisión de Dredd en el más absoluto de los secretos, Dredd decidía corregir la injusticia que había cometido y ordenaba la liberación de Blondel Dupre y los principales activistas demócratas detenidos durante Revolución, emprendiendo a la mañana siguiente la larga marcha a la Tierra Maldita.
Como conclusión de la saga, la acción regresaba al presente, con Dredd reanudando su camino hacia MC-1 y preguntándose lo que habría ocurrido en la ciudad durante su ausencia. Esta iba a ser su última aparición en la serie durante varios meses. A partir de este momento, Dredd desaparecía de escena y se contaba lo ocurrido en MC-1 tras su marcha. Para ello aparecían sucesivamente tres sagas cortas, comprendiendo un total de 5 episodios, cuya denominación común era quedar comprendidas dentro de lo que al inicio de cada capítulo se numeraba como Cuenta Atrás hacia Necrópolis.

La primera de ellas fue Por Inyección Letal, una minisaga de dos episodios (Progs. 669-670) que significaría la incorporación de Carlos Ezquerra a la historia desde entonces y hasta su conclusión. Aunque supongo que ya habrá tiempo de entrar en detalles, una primera circunstancia a destacar es que Ezquerra se ocupó (semanalmente) tanto de dibujar como de colorear (o casi habría que decir, pintar) la serie durante siete meses y 31 episodios ininterrumpidos, casi 200 págs consecutivas.
A pesar de sus escasas 14 páginas, Por Inyección Letal era una historia realmente buena. El personaje central resultaba ser Kraken, contándose los acontecimientos desde su punto de vista.


Tras el veredicto negativo de Dredd, Kraken resultaba formalmente expulsado de la Academia, juzgado por sus actos como Judda y condenado a muerte por Inyección Letal. Kraken lo consideraba injusto, pero no se echaba atrás y era él mismo quien se inyectaba el cianuro para demostrar a todos los asistentes a su ejecución lo mucho que se equivocaban con él. El cliffhanger se solucionaba en el capítulo siguiente, cuando Silver y Odell revivían al oficialmente muerto Kraken en el más absoluto de los secretos, revelando haber sustituido el cianuro por un anestésico. El montaje se le explicaba a Kraken como una prueba necesaria para demostrarles que el juicio de Dredd había sido equivocado. Dado su ejemplar comportamiento, Silver le nombraba Juez de MC-1 y le entregaba su placa, pero era una placa en la que no ponía Kraken sino Dredd.


Con la Cuenta Atrás hacia Necrópolis situada en tres, la historia continuaba directamente en Derechos de Sucesión, un solitario episodio (Prog. 671) de siete páginas en el que Kraken se metía en el papel de Dredd y tomaba contacto con las calles de MC-1, siendo Silver, Odell y el propio Kraken los únicos en conocer la verdad de lo que estaba sucediendo. La actitud de Kraken podía llegar a veces a ser la adecuada, pero como daba a entender el título, algo fallaba en la sustitución: Kraken no era Dredd, a quien más parecía haber destronado que reemplazado.

Como me imagino que estaréis percibiendo, la serie era ya a estas alturas un continuará tras otro desde hacía varios meses. Y sin embargo, aún faltaba por abrirse la tercera y última vía argumental, la directamente relacionada con los villanos detonantes de la macrosaga, los Jueces Oscuros, que como ya se ha visto, esta vez además venían acompañados. Dear Annie (Progs. 672-673) era el título de la última minisaga de dos episodios con los que daba inicio su regreso y con los que concluía la Cuenta Atrás hacia Necrópolis. Dado que soy muy fan de Ezquerra, y más del Ezquerra de Necrópolis, intentaré no divagar mucho y de que la subjetividad no se me note demasiado la próxima vez que me ponga con el tema.

:birra:


¿Está el ser humano preparado para reproducirse por huevos? ¿Y cómo afectaría esto al mundo del tebeo? Cómo veis, no todas las preguntas tienen una fácil respuesta. Sin embargo, nosotros vamos a intentar responderlas...

Desconectado Unocualquiera

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 51.747
  • Sexo: Masculino
  • Ningún ser gatuno salió herido durante este post
    • unocualquiera
    • Ver Perfil
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #244 en: 21 Diciembre, 2012, 17:07:32 pm »
Sinceramente, no sé que responder. Los archivos completos que publican Kraken son la recopilación desde el principio y personalmente me parecen los más recomendables. Pero no sé hasta que punto le pueden interesar a un público casual que igual busca un tomo con un puñado de aventuras sueltas.

Si realmente busca esto último, puedes probar con unos tomos que han salido este año por razón de la película, y que cogen aventuras sueltas de distintos periodos y que se pueden leer individualmente sin perderse.

Espero haberte servido de ayuda.

UMY 2012 al forero revelación
UMY 2014-2015-2016 al forero más activo
UMY 2015 al mejor moderador
UMY 2016 al mejor forero

Desconectado Taneleer Tivan

  • Kree
  • ***
  • Mensajes: 1.201
  • Sexo: Masculino
  • Estos conceptos no me resultan aplicables
    • Ver Perfil
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #245 en: 21 Diciembre, 2012, 17:43:16 pm »
Hay un videojuego de Dredd que es bastante divertido de jugar: Dredd vs Death. En general gustó bastante en su época, pero ese es el problema, que ya tiene sus años y cogerlo ahora de nuevas no tiene mucha gracia ya que hoy en gráficos ves cosas mucho mejores. En todo caso, si lo hubiera jugado en su día, seguramente sí que le gustaría.

http://en.wikipedia.org/wiki/Judge_Dredd:_Dredd_Vs._Death

http://www.youtube.com/watch?v=f-GbUa33gSk

De todas formas, tampoco te comas mucho la cabeza. Regalale una corbata y fuera.

:eureka:
¿Está el ser humano preparado para reproducirse por huevos? ¿Y cómo afectaría esto al mundo del tebeo? Cómo veis, no todas las preguntas tienen una fácil respuesta. Sin embargo, nosotros vamos a intentar responderlas...

Desconectado Unocualquiera

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 51.747
  • Sexo: Masculino
  • Ningún ser gatuno salió herido durante este post
    • unocualquiera
    • Ver Perfil
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #246 en: 23 Diciembre, 2012, 12:25:29 pm »
Con más de 160 págs y un total de 26 episodios de duración, Necrópolis es otra de las macrosagas de Dredd que más reediciones ha llegado a tener desde su publicación, tanto en tomos recopilatorios como en formato comic-book.

Uf...tiene una pintaza impresionante. Cada vez se me ponen los dientes más largos por no ver publicadas estas cosas aqui.  :no:

Curiosamente, ayer leí "El día del juicio" el cual me ha sorprendido gratamente por lo intenso que es y como a pesar de que median años entre unas historias y otras, se interconectan y siempre hay detallitos de presencia de personajes de años atrás. En este caso, la Juez Dekker
Sorry but you are not allowed to view spoiler contents.

UMY 2012 al forero revelación
UMY 2014-2015-2016 al forero más activo
UMY 2015 al mejor moderador
UMY 2016 al mejor forero

Desconectado Salvor Hardin

  • Nuevo Mutante
  • *****
  • Mensajes: 678
  • Sexo: Masculino
    • Ver Perfil
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #247 en: 24 Diciembre, 2012, 10:09:13 am »
Gracias por la crítica, Taneleer. Es un regalo de Navidad cojonudo. :birra:

Y más para mí, que voy a recibir estos tebeos que reseñas - y los posteriores, incluyendo Necrópolis  :yupi: - la próxima semana.

Aunque debo confesar que, acostumbrado a leer estas historias en blanco y negro, igual se me hace un poco raro todo un tomo en color. Eso sí, si Ezquerra colorea como dibuja, no habrá ningún problema.

Nunca dejes que tu sentido de la moral te impida hacer lo que está bien.

Desconectado Unocualquiera

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 51.747
  • Sexo: Masculino
  • Ningún ser gatuno salió herido durante este post
    • unocualquiera
    • Ver Perfil
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #248 en: 24 Diciembre, 2012, 10:11:53 am »
Ayer tuve en las manos un tomo de archivos de la edición inglesa...nada que ver con la española. Más grande, más manejable, mucha extensión y mejor precio.

UMY 2012 al forero revelación
UMY 2014-2015-2016 al forero más activo
UMY 2015 al mejor moderador
UMY 2016 al mejor forero

Desconectado Salvor Hardin

  • Nuevo Mutante
  • *****
  • Mensajes: 678
  • Sexo: Masculino
    • Ver Perfil
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #249 en: 24 Diciembre, 2012, 10:34:31 am »
Es que es la edición perfecta para este tipo de recopilación. Lo que no entiendo es por qué Kraken optó por publicar los Case Files de esta manera.

De hecho -y a esto llevo dandole vueltas un tiempo- tampoco entiendo por qué Kraken decidió empezar su andadura con Dredd (o cualquier otra colección de 2000 AD), publicando los archivos completos. Siendo honestos, aquí en España estas colecciones las conocemos cuatro gatos y difícilmente alguien se va a subir a una edición cronológica como ésta al ojear el tomo en la librería. Si es que se le ocurre abrir el tebeo, que la portada en sí ya no llama para nada.

Yo habría optado por empezar publicando los tomos con las grandes sagas, eso sí en orden cronológico y siguiendo los tomos ya publicados por 2000 AD. A ver quién se resiste a comprar esto  :lol:

http://www.2000adonline.com/books/judge_dredd_dredd_vs_death.php

Por otra parte, como creo que no tenemos otro hilo para hablar de las restantes colecciones de 2000 AD en España, os comento que han aparecido unos packs recopilatorios de SD a un precio, para mí, excelente:

http://www.sddistribuciones.com/secciones/COMICS/PACK-KRAKEN-COLECCION-ROGUE-TROOPER-5-TOMOS_KRAPACKKR01.html

http://www.sddistribuciones.com/secciones/COMICS/PACK-KRAKEN-COLECCION-2000-AD-3-TOMOS_KRAPACKKR02.html

Dentro de que el hecho de que salden unos comics es una muy mala noticia, me quedo con el aspecto positivo de que al menos no saldan los tomos de Dredd.
« última modificación: 24 Diciembre, 2012, 10:42:57 am por Salvor Hardin »

Nunca dejes que tu sentido de la moral te impida hacer lo que está bien.

Desconectado Unocualquiera

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 51.747
  • Sexo: Masculino
  • Ningún ser gatuno salió herido durante este post
    • unocualquiera
    • Ver Perfil
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #250 en: 24 Diciembre, 2012, 11:06:28 am »
Sí, se me paso lo de comentar lo de los packs que los vi ayer en una tienda. Pase de cogerlos porque hay que racionar y tampoco me acababa de convencer el contenido.

UMY 2012 al forero revelación
UMY 2014-2015-2016 al forero más activo
UMY 2015 al mejor moderador
UMY 2016 al mejor forero

Desconectado Tirsomismo

  • Vengador de los Grandes Lagos
  • *****
  • Mensajes: 271
  • Sexo: Masculino
    • user/8295
    • Ver Perfil
    • El blog de Tirso
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #251 en: 24 Diciembre, 2012, 17:24:32 pm »
Yo me pillaré el de rogue trooper seguramente. ¿Los de Strotium dog falta un 1.03 que no llegó a salir nunca o me lo he imaginado yo?

Desconectado Unocualquiera

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 51.747
  • Sexo: Masculino
  • Ningún ser gatuno salió herido durante este post
    • unocualquiera
    • Ver Perfil
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #252 en: 24 Diciembre, 2012, 18:34:15 pm »


Tirsomismo, lee a partir de esta cita, que es dónde se habla del asunto.

UMY 2012 al forero revelación
UMY 2014-2015-2016 al forero más activo
UMY 2015 al mejor moderador
UMY 2016 al mejor forero

Desconectado Tirsomismo

  • Vengador de los Grandes Lagos
  • *****
  • Mensajes: 271
  • Sexo: Masculino
    • user/8295
    • Ver Perfil
    • El blog de Tirso
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #253 en: 24 Diciembre, 2012, 19:43:36 pm »
Gracias unocualquiera , osea que si que falta uno. pues valla, en ese caso se lo va a comprar el tato.

Desconectado Unocualquiera

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 51.747
  • Sexo: Masculino
  • Ningún ser gatuno salió herido durante este post
    • unocualquiera
    • Ver Perfil
Re:LA PLACA RIFA: EL HILO PARA HABLAR DEL JUEZ DREDD Y DEMAS JUECES DE MEGACITY
« Respuesta #254 en: 24 Diciembre, 2012, 19:50:25 pm »
Nada, a mandar.  :angel:

Sinceramente, pensé lo mismo que tú cuando vi el pack. Comprar algo incompleto... :no:

UMY 2012 al forero revelación
UMY 2014-2015-2016 al forero más activo
UMY 2015 al mejor moderador
UMY 2016 al mejor forero

 

Carbonate design by Bloc
variant: carbon
SMF 2.0.7 | SMF © 2011, Simple Machines