Universo Marvel 3.0


Noticias: Lee el Reglamento oficial del foro
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate
Favoritos 1 Favoritos

Autor Tema: Coleccionable La Espada Salvaje de Conan  (Leído 86593 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado josemanuel

  • Desviante
  • *
  • Mensajes: 945
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #870 en: 08 Junio, 2018, 15:43:05 pm »
Lo que espero, creo que ya lo habéis comentado por aquí, es que Marvel vuelva a adaptar las historias originales de Howard?

Bueno, eso ya lo ha hecho Dark Horse hace bien poco. No sé yo si tendría mucho sentido volverlo a hacer en tan poco tiempo.

Busiek, Giorello y Nord lo han hecho bastante bien.

Exacto. Por eso digo que otra vez lo mismo, igual produce el efecto contrario al deseado.

Estoy de acuerdo  :thumbup:
El Teorema Fundamental del Foro Universo Marvel dice:

Para todo cómic, siempre hay al menos un forero dispuesto a recomendarte su compra.

Conectado manolo

  • Celestial
  • ***
  • Mensajes: 71.890
  • Sexo: Masculino
  • ¡¡CÓMPRALO!!
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #871 en: 08 Junio, 2018, 15:44:40 pm »
Yo no he leído esas historias nuevas.
A mi sí podría interesarme.
"No hay bestia tan feroz
que no conozca algo de piedad".

"Si uno comienza por permitirse un asesinato pronto no le da importancia a robar, del robo pasa a la bebida y a la inobservancia del día del Señor, y se acaba por faltar a la buena educación y por dejar las cosas para el día siguiente."

Desconectado oskarosa

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 67.347
  • Sexo: Masculino
  • Miembro fundador de Los Vengadores Tartessianos
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #872 en: 08 Junio, 2018, 23:27:29 pm »
He leído Coleccionable La Espada Salvaje de Conan Nº 41.
Retomo la lectura de la serie tras mi anterior comentario.

En esta entrega tenemos dos nuevos números de la revista original, estableciéndose como dibujante regular de la parte central del magacín Gary Kwaspiz, en esta ocasión entintado por sí mismo y sin que su trazo quede ocultado por otros entintadores, enmascarando su estilo. La verdad es que tengo que reconocer que una vez que podemos ver al "verdadero" Kwaspiz, me parece que realiza un buen trabajo, en la línea de otros artistas que busca dotar a las aventuras del cimmerio de cierto realismo. Su trazo es más fino que bajo las tintas de Ernie Chan, pero también se aprecia una buena definición de los elementos de cada viñeta. Si bien es cierto que muestra pequeñas irregularidades, el resultado final en líneas generales es bastante bueno y mucho mejor que las muestras de su arte que se habían podido ver hasta el momento en pin-ups de la serie. Se le nota una evolución muy positiva, que quizá mejore aún más en las siguientes entregas, por lo que tendremos que estar atentos para ver si es capaz de mantener el ritmo. De momento, me deja muy buenas impresiones en este volumen. 

Comenzamos con "El ejército de los muertos", escrito por Bill Mantlo. Resulta curioso como este guionista suele ser menospreciado con cierta facilidad, a pesar de que siempre ha demostrado como mínimo una serie de trabajos con cierto oficio; además de haber sido durante los ochenta un escritor para todo, puede que incluso este sea uno de esos encargos de última hora tan habituales del autor. Su relación con el cimmerio no recuerdo que fuera especialmente destacable, más allá de alguna aportación como la que nos ocupa. La historias muy interesante ya que se centra en un concepto arquetípico como es la rivalidad entre la luz y la oscuridad, representado por la vida contra la muerte. De hecho, bebe tanto de la mitología como de la religión, llegando a la conclusión de que el hombre puede vivir en un feliz paraíso que la codicia le llevará a la perdición. En un páramo solitario veremos como nuestro protagonista se ve involucrado en esta lucha entre la vida y la muerte, presentando uno de los anhelos de la Humanidad como la vida eterna, mucho más difícil de alcanzar que el paso al otro lado, que te persigue indefinidamente hasta el final de nuestros días. A mí me ha gustado mucho, y creo que es una de las mejores historias de las últimas entregas de la colección. Sin necesidad de adaptaciones literarias, jugando muy bien con elementos del género y presentando cierto trasfondo filosófico y existencial. También tenemos la presencia invitada de Crom, al que no se le suele ver demasiado en las aventuras del cimmerio, a pesar de que sí que se le menciona mucho. Los autores presentan una versión que parece inspirarse en las leyendas escandinavas, con ciertas similitudes con Odín. Al menos ya podemos ponerle cara al temeroso Crom.

Después tenemos el relato titulado "El invitado a la cena", argumentado de nuevo por Alan Rowland, al que ya hemos podido ver en otros complementos de entregas anteriores, junto al dibujante Tim Burgard, un artista que no se prodigó mucho por el mundo del cómic y es más conocido por sus storyboards para la industria de la animación y el cine o su intensa relación con los Simpsons. El dibujo es un poco tosco, pero la verdad es que cumple bien su función, teniendo en cuenta que nos encontramos con la particularidad de que es un relato mudo, sin bocadillos de diálogo, ni textos de apoyo, todo conducido por una narrativa visual que funciona muy bien, sobre todo en la expresividad de los rostros, los cuales son los que nos indican el desarrollo de la historia. A mí me ha recordado a los experimentos que hizo Marvel muchos años después con lo del mes mudo, pero hay que tener en cuenta que este relato es muy anterior a aquella iniciativa, donde se intenta poner de manifiesto la importancia y relevancia de la narrativa visual en un cómic.

Continuamos con "Los Hombres de Barro de Keshan", regresando a la máquina de escribir nuestro habitual guionista: Michael Fleisher. Me llama la atención que es escritor se salga un poco d su línea habitual, llevándonos a escenarios de los Reinos Negros de Kush para ayudar a un chamán contra una tribu invasora. Quizá el punto más interesante sea la introducción de las damiselas de Hierro, unas cazarrecompensas que se acaban aliando con el cimmerio y el kushita. Sin duda, un tomo marcado por las mujeres de carácter. Por otra parte, nunca me deja de sorprender Fleisher la capacidad para darle vueltas a una trama hasta llevarnos a donde quiere. Al principio parecía que la magia podía ser un elemento de cierta relevancia, pero nada más lejos de la realidad. Al final parece que prevalece el poder de la espada, con el que nuestro protagonista y sus aliadas se sienten mucho más cómodos. Pero sobre todo, vemos a un Fleisher cómodo con el formato de páginas más extenso de lo habitual, algo que en un principal parecía ser siempre un lastre para sus argumentos, como si no tuviese ideas suficientes para llenarlas todas. Lejos ya de aquella etapa, Fleisher da varios rodeos argumentales, pero siempre con el fin de llegar al siguiente punto de la trama en un eficaz causa y efecto. También mencionar que Kwaspiz supera muy bien uno de los principales incentivos de la serie, como es la belleza de las féminas, combinando voluptuosidad con sensualidad. Creo que son dos aspectos muy importantes, ya que demuestran que no se le da mal la anatomía, esencial para un título en el que prácticamente todos los personajes aparecen semidesnudos.

Cerramos con "En los ojos de quien la contempla", haciendo referencia a la belleza. Don Kraar nos plantea una propuesta un poco extraña, porque vemos a un impulsivo Conan comprar una esclava, pero le sale todo mal  cuando la joven resulta ser una furiosa mujer que quiere reencontrarse con su amante. Pero lo realmente curioso es el mensaje misógino de la historia, que presenta a la mujer como el foco de las desgracias de todos los que se cruzan con ella. Desde el mercader que la vende, que reproduce palabras exactamente iguales que el cimmerio en la última viñeta, hasta ese amigo de Conan que se obsesiona con la belleza que no puede conseguir. Partiendo de la base que es una obra de ficción, cuyo mensaje puede ser el retrato de una sociedad de otra época, con sus defectos y sus virtudes, me ha chocado un poco a la conclusión que nos lleva el argumento, donde esta mujer es una especie de mal bicho al que nadie quiere junto a él, a pesar de su incuestionable belleza. El dibujo corre a cargo de Ernie Chan en su habitual estilo que tanto nos recuerda a su trabajo con Buscema, pero sin la fuerza y la chispa del dibujante. Yo reconozco que me suele gustar el filipino, aunque es cierto que se le ven ciertas carencias y algunas irregularidades. Es mucho mejor entintador que dibujante, pero tan poco creo que sea un horror, al menos hasta el momento. Peor lo hacen otros y no trabajaron en la edición original....

« última modificación: 31 Agosto, 2018, 21:23:46 pm por oskarosa »
UMY 2011-2013 al mejor moderador
UMY 2012 al forero más activo
UMY 2013 al mejor forero
UMY 2014-2016 al forero más trabajador
UMY 2016-2018 a forero sabio
UMY 2018 a toda una trayectoria en el foro

Conectado Carloss82

  • Agente de SHIELD
  • *
  • Mensajes: 347
  • Sexo: Masculino
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #873 en: 10 Junio, 2018, 16:57:30 pm »
Adaptar de nuevo los textos de Howard o sus sucesores no tendría mucho sentido para mí, ya que se han realizado en muchas ocasiones en dos, tres y hasta cuatro veces.

Llenar posibles huecos existentes entre las historias que ya se comentaron en la primera etapa del personaje en Marvel podría ser una opción, pero me imagino que querrán hacer un producto que no sólo atraiga a los lectores de siempre sino a nuevos que quieran introducirse en él.

Casi me atrevería a decir que harán algo semejante a esto último junto con lo que hicieron cuando recuperaron Star Wars, situando las historias en un momento dado de la cronología. Lo que no tengo tan claro es si sólo revitalizarán Conan el Bárbaro a color o también se la jugarán con un magazine en gran formato como La Espada Salvaje. Pero lo que sí me da que va a marcar mucho el futuro es si ve la luz al final la prometida serie de televisión del personaje, que seguro supondría que los lectores más jóvenes conocieran su mitología.
"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos..."

Desconectado oskarosa

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 67.347
  • Sexo: Masculino
  • Miembro fundador de Los Vengadores Tartessianos
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #874 en: 18 Junio, 2018, 19:59:30 pm »
He leído Coleccionable La Espada Salvaje Nº 42.
Este volumen ofrece unas historias bastante discretas, suponiendo quizá el primer bajón significativo de la colección hasta el momento. No deja de ser una lectura entretenida, pero apenas ahonda en ninguno de los conceptos, explotando la faceta más superficial del género. Además, dejamos de contar con un equipo creativo fijo, alternándose diversos autores que ya han pasado por la revista, lo que podría ser un signo de agotamiento de ideas. La edición española mantiene el patrón de las últimas entregas, incluyendo cuatro relatos de Conan, dos por número americano, con sus defectos y sus virtudes, así como con sus carencias en la traducción, que ya hemos reflejado ampliamente en anteriores comentarios. Parece que llegamos a la parte más dura del magacín.

"El sueño de un imperio" es una historia escrita por Michael Fleisher que tiene como trasfondo la unificación de diversas tribus de la Edad Hyboria bajo el liderazgo de Zarmi, una muchacha que adoran y temen por igual, debido a una serie de poderes propios de una bruja. Su sueño de unificación comienza por acabar con el reinado de Yezdigerd en Turan, pero este se beneficia de la presencia del cimmerio en su reino, al que contrata para comandar a su ejército. El relato no se puede decir que sea malo, aunque incurre en algunos errores dentro de la cronología del cimmerio, además de ofrecer un argumento no demasiado sólido. A diferencia que en otros trabajos de Fleisher, no se detiene a desarrollar un poco a la villana de la aventura, Zarmi, que nos deja con la duda de si realmente tiene poderes sobrenaturales o son en realidad trucos de magia y lo que realmente presenta es una personalidad atrayente, cualidades propias de un líder que quiere revolucionar el mundo. Por otra parte, es prácticamente imposible que Yezdigred no reconozca al cimmerio, por mucho que diga que le recuerda a alguien de su pasado, no solo por que tuvo una estrecha relación con él, sirviendo en su ejército, sirviendo a su padre o incluso como enemigo de sus maquinaciones. Quizá tendría que consultarlo con una mayor profundidad, pero así de primeras, me parece equivocado que el otrora príncipe de Turan no tenga más que un recuerdo vago de un bárbaro cimmerio que conoció en su juventud. Más allá de estos errores, tampoco termina de encajar el comportamiento de Conan con Zarmi, casi como si la conociera de algo. Se puede entender que el cimmerio no mata a mujeres, debido a su particular código de honor, pero se muestra demasiado apático ante la revolución que en cierta forma encaja con su forma de pensar. Realmente es una pena, porque las bases sobre las que se asienta el relato son muy interesantes, en esa lucha de clases sociales en las que profundizaba el propio Howard mediante la fantasía heroica, pero la verdad es que Fleisher se queda en la superficie, utilizando a los protagonistas de un modo distinto al esperado.

El apartado gráfico corre a cargo del dibujante Dave Simons, al que Planeta acredita erróneamente en la primera página de la historia como Art Simmons. Ya es la segunda errata de estas características que me encuentro en dos tomos consecutivos, parece que los de la editorial barcelonesa no estaban muy finos en esos momentos. El trabajo del artista es bastante discreto, a pesar de que gran parte de su formación la recibió de la leyendo del cómic americano John Buscema, en una serie de talleres que impartió, antes de conseguir que el editor Rick Marshall lo fichara para trabajar en Marvel. Si no recuerdo mal, ya había aparecido en algunos pin-ups de la revista, pero a mí me ha transmitido la sensación de un dibujante un poco verde. Su trazo es algo irregular, sobre todo a la hora de los planos cortos, y le falta un poco de definición, teniendo en cuenta el altísimo nivel que ha presentado el magacín en ese aspecto hasta el momento. Como curiosidad, añadir que participó en el argumento, en colaboración con Fleisher, que repite el mismo experimento que realizara con el propio John Buscema, cuyos resultados fueron mucho mejores en todos los aspectos.

A continuación, tenemos "Mitra nos proteja", un complemento escrito por Don Kraar, un habitual en estas lides en las últimas entregas, acompañado de los artistas William Johnson y Rey García, también bastante ligados a las aventuras del cimmerio en el mundo del cómic. La historia gira en torno a la posibilidad de que los pictos se unan al culto de Mitra, algo que resulta muy complicado, a pesar de los esfuerzos de un sacerdote de la orden. Conan intentará convencerlo de su causa perdida, pero nada mejor que la experiencia personal para que sirva de aprendizaje. Es curioso como este tipo de historias va enfocada a un patrón similar, utilizando el recurso de la fábula de transmitir alguna enseñanza. Como relato de complemento no está nada mal, destacando especialmente la fuerza del dibujo, que juega muy bien con los volúmenes de las figuras, resaltando al protagonista de cada escena, y dejando en un segundo plano a los actores secundarios. Narrativamente también resulta interesante, quizá incluso más que argumentalmente hablando.

"En busca del altar de Luma" es un título que no deja de ser engañoso, ya que la propuesta del escritor Larry Yakata se centra en una serie de pruebas que deben superar los aspirantes a este encargo, en lo que podríamos considerar una entrevista de trabajo en la Era Hyboria. La lectura es amena y divertida, donde se potencia algunas de las virtudes del cimmerio de forma acertada, mientras en otros aspectos su comportamiento resulta extraño y demasiado hosco, incluso para él. La competición nos granjea una aventura emocionante, al estilo de las pruebas de Hércules, que tuvo su equivalente en cierto irreductible galo, además de una conspiración de fondo, en la que se intenta poner de manifiesto que el mundo civilizado no está preparado para hombres como Conan, capaces de ir de frente, con la sinceridad más abrumadora posible y cuyos actos marcan la diferencia. de ese modo, se masca la conspiración y la traición, desenlazando en una beneficiosa tarea para nuestro protagonista norteño. Por otra parte, tenemos una historia de amor paralela, que al contrario que en otras ocasiones no está sustentada en la pasión o el atractivo físico, sino en la arrolladora personalidad y forma de ser de Conan. Esto me ha parecido particularmente interesante, ya que el guionista no es capaz de explicar la reacción negativa del cimmerio ante la propuesta. Por primera vez su modo de actuar es un poco extraño, incluso demasiado arisco con alguien que realmente lo apoya no por banalidades, ni siquiera por riquezas o interese personales, sino simplemente por ser como es, un hombre con un código de honor tan particular como férreo, que a todas luces resulta incorruptible.

En el tablero de dibujo tenemos a Ernie Chan, el cual no necesita presentación. A pesar de que ha destacado en su faceta de entintador, yo pienso que como dibujante de Conan no lo hace nada mal. En este relato utiliza buenos recursos narrativos, así como una combinación de espectacularidad y efectividad, además de que su trabajo está plagado de detalles, aprovechando al máximo un formato como el blanco y negro. Sé que tiene algunos detractores, que no está a la altura de Buscema, al que es obvio que copia en estilo y referencia, pero creo que también es justo resaltar que una pequeña parte del Conan de Thomas y Buscema es contribución del artista filipino, que en muchas ocasiones tuvo que trabajar a partir de bocetos bastante esquemáticos, teniendo que realizar una importante parte del trabajo artístico de una de las mejores etapas del personaje. Por lo tanto, con sus carencias, y viendo lo que ofrecen otros dibujantes en la revista, nunca está de más ver un poco de Ernie Chan en la serie. En mi opinión, todos salimos ganando.

Finalmente, cerramos con "Un lugar tranquilo", un nuevo relato de complemento de Don Kraar, que en esta ocasión opta por dotarlo de cierto tono humorístico, con un Conan furioso por intentar dormir en una posada, lo que llevará a la eliminación de los gallos mañaneros, con tal de procurar al cimmerio su deseado y merecido descanso. Nadie escapa a la furia de Conan, ni hay descanso para los malvados, salvo en la tumba. Como relato de complemento quizá no se le pueda pedir mucho más, pero el aspecto más negativo se encuentra en el dibujo de Tony Salmons, cuyo estilo y forma de representar la creación de Howard sigue sin convencerme en absoluto. Un triste cierre para un volumen más flojo de lo habitual, que quizá no augura nada bueno en las próximas entregas. Crom nos coja confesados...
UMY 2011-2013 al mejor moderador
UMY 2012 al forero más activo
UMY 2013 al mejor forero
UMY 2014-2016 al forero más trabajador
UMY 2016-2018 a forero sabio
UMY 2018 a toda una trayectoria en el foro

Desconectado oskarosa

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 67.347
  • Sexo: Masculino
  • Miembro fundador de Los Vengadores Tartessianos
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #875 en: 29 Junio, 2018, 12:53:10 pm »
He leído Coleccionable La Espada Salvaje de Conan Nº 43.
Con este tomo comenzamos a sumergirnos en la que podríamos considerar la etapa más oscura de la revista. Es decir, una época en la que, impulsada por el éxito del personaje creado por Howard, la colección se vendía bien, pero los contenidos no tenían la calidad de antaño. Las historias no son malas, ofrecen una lectura entretenida, sobre todo a los seguidores de Conan y los amantes del género de fantasía heroica, no obstante, el baile de equipos creativos y la presencia de autores muy discretos permitían su continuidad, sin grandes alardes y sin demasiada conexión con la Era Hyboria que otros autores se habían esforzado por adaptar al cómic, más allá de los escenarios conocidos. De ese modo, "El enigma del Demuzaar", escrito por Larry Yakata y dibujado por el filipino Rudy Nebres, es un relato que mantiene ciertos ecos del pasado, pero que no deja de ser una sucesión de tópicos del género. Presenta a un desmemoriado Conan que tendrá un viaje de ida y vuelta a un particular infierno al ser contratado para buscar un casco que parece tener cualidades para el bien o el mal, dependiendo de quien se lo ponga. Quizá lo realmente llamativo sea el recurso narrativo, donde se van sucediendo una serie de incógnitas que se revelan al final del relato, aunque la verdad es que el guion de Yakata no es del todo sólido en ese aspecto, dejando elementos a la libre interpretación del lector. Esto, en sí mismo, no es algo malo, incluso hay que reconocer que la introducción del anciano ciego o la arquetípica lucha entre el bien y el mal encaja bien en ese mensaje moralizante que rodea a la historia, pero es insuficiente, dando como resultado uno de los trabajos más discretos del guionista para la revista. Por su parte, Rudy Nebres mantiene su estilo abigarrado, plagado de detalles, que sigo pensando que se disfrutaría más con un papel más poroso que no aportase esa blancura excesiva en los fondos, permitiéndonos así apreciar mejor el contraste propio del blanco y negro. Como digo, no es una mala historia, no es una lectura tediosa, pero parece ser el ejemplo perfecto de que la colección tiene un descenso de calidad que se hace cada vez más palpable.

Curiosamente, es esta época tenemos algunos relatos de complemento ciertamente interesantes, ya sea por el contenido, el fondo o la intención. Don Kraar nos presenta "El peaje", una historia que prácticamente carece de diálogos para que el dibujante Andy Kubert sea el verdadero narrador. Tampoco es que cuente gran cosa, focalizando su atención en el tópico de los peajes de las fronteras, dando como resultado un giro final y una imagen bastante gore, incluso para una revista sin el sello del Comics Code Authority. Destacar que vemos a un Kubert muy funcional, con un trazo fino y elegante, mostrando una representación de Conan muy cercana al príncipe Valiente, casi como un regio caballero en lugar de un rudo bárbaro norteño. Sin embargo, debo reconocer que me gusta mucho esta visión de Kubert, dando una particular animosidad a un relato que realmente en esencia no es gran cosa, pero que como complemento tiene su aquel.

En la segunda parte del tomo repetimos con el guionista Larry Yakata, que en esta ocasión se acompaña del artista Val Mayerik. "La isla de los salvajes" bien podría ser la mejor historia de esta entrega, no solo por la manera de abordar el género, sino por su trasfondo y su mensaje crítico hacia la sociedad. Si bien es cierto que en el relato que iniciaba este volumen Yakata no consiguió dotar a su argumento de una consistencia argumental, aquí prácticamente lo borda. Siguiendo incluso los patrones de Michael Fleisher, el guionista propone una misión en la que Conan se ve inmerso junto a un mercenario amigo. El descubrimiento de un isla con grandes vetas de oro en un viaje de ciertas dificultades propio de la Odisea de Ulises o estableciendo ciertos paralelismos con el descubrimiento de América por los españoles es la base de un relato que está francamente bien. En esa combinación entre fantasía con tintes mitológicos, con grandes monstruos marinos incluidos, o la crítica soterrada a un hecho histórico, Yakata construye un argumento sumamente entretenido, que al final busca dar un mensaje de como el hombre aparentemente civilizado a destruido comunidades pacíficas que vivían en la ignorancia. En este caso es la codicia por el oro, en una versión simple del mítico El Dorado, pero que al final viene a ser un poco lo mismo. Quizá de lo mejorcito que podemos encontrar en esta etapa oscura de la revista.

Cerramos este volumen con "El señor del castillo", otro relato que en esencia busca dejar un mensaje crítico hacia la codicia del ser humano, incluso aboga por como el poder, o la creencia de su posesión, puede llegar a cambiar a las personas. Y, curiosamente, aquí Conan es un simple espectador que pretende saciar su hambre, siendo testigo de como los campesinos que un principio estaban subyugados por un abusivo impuesto cambian de bando con gran rapidez. El guion corre a cargo de Craig Anderson, un editor de la Casa de las Ideas que escribió algunas historias en diversas colecciones de la editorial sin demasiada relevancia. En el tablero de dibujo está Henri Bismuth, un artista francés que ha desarrollado su carrera en el mundo de la pintura, pero que aquí demuestra que la narrativa secuencial se le da francamente bien. Tiene un estilo que recuerda un poco a John Buscema, pero sobre todo sorprende el nivel de detalle de sus ilustraciones en cada viñeta, a pesar de que tiene cierta tendencia a trabajar los fondos. Me ha gustado mucho y se nota que aprovecha bien el formato blanco y negro para el dibujo. No es una mala de cerrar un tomo que, a pesar de ser muy discreto en cuanto a calidad, tiene algunos elementos interesantes, es entretenido y nos permite seguir disfrutando de las aventuras de Conan.

Por cierto, antes de terminar me gustaría destacar un aspecto de esta edición que quizá ha pasado desapercibida para muchos seguidores en nuestro país del cimmerio. Debido a esta publicación en el orden cronológico de su publicación original, por primera vez han visto la luz algunas historias secundarias que hasta el momento permanecía inéditas. Ya en la anterior entrega creo que pudimos ver algunas y en este también hay otras. Aunque es cierto que esta edición es bastante mejorable y que los tontos del culo campan a sus anchas por las páginas de la colección también se ha contribuido a que se publiquen todas las historias protagonizadas por Conan de la revista. Soy consiente que lo ideal hubiese sido incluir el resto de contenidos, pero siempre cabe la posibilidad de que en algún momento se publiquen igual que lo hizo Dark Horse, en tomos unitarios por personajes. Lo último que se pierde es la esperanza, o eso dicen...
UMY 2011-2013 al mejor moderador
UMY 2012 al forero más activo
UMY 2013 al mejor forero
UMY 2014-2016 al forero más trabajador
UMY 2016-2018 a forero sabio
UMY 2018 a toda una trayectoria en el foro

Desconectado oskarosa

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 67.347
  • Sexo: Masculino
  • Miembro fundador de Los Vengadores Tartessianos
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #876 en: 02 Julio, 2018, 19:10:13 pm »
He leído Coleccionable La Espada Salvaje de Conan Nº 44.
Con este volumen, la revista regresa a cierto estado de estabilidad, en lo que autores se refiere, al menos en el apartado de guionistas. Por un lado, Larry Yakata se establece como el escritor del relato principal, Mientras Don Kraar se encarga de los complementos. A su vez, en el apartado gráfico tenemos más variedad, contando con la presencia de Ernie Chan, Sal Buscema o Gary Kwapisz. También se repite el patrón de la moraleja final en algunos de los complementos y la utilización de elementos propios del género con historias mucho menos elaboradas de lo habitual, pero no por ello menos entretenidas. Si en mi anterior comentario hablaba de una etapa oscura de la colección, con esta entrega nos sumergimos de lleno en ella.

Comenzamos con "Los señores del halcón", un relato en el que Yakata recupera a unos villanos recurrentes durante la etapa de Fleisher: la Hermandad del Halcón. En esta ocasión, el guionista nos presenta una jerarquía en la organización, dirigida en cierta forma por un trío de soberanos, los cuales buscan la manera de matar a Conan, en venganza por sus anteriores encuentros. Mientras Ernie Chan nos devuelve la estética clásica y se mantiene en esas semejanzas con el trabajo de John Buscema, el guionista recicla un concepto tan poco original como es la traición de un aliado. De hecho, la historia está plagada de tópicos por todos lados. Desde la solicitud de ayuda al cimmerio por parte de un rey envejecido hasta su posterior inculpamiento de ciertos crímenes que no ha cometido, incluso el ardid de una trampa que supuestamente liberará a la Hermandad del cimmerio de una vez por todas. Como era de esperar, nuestro protagonista es capaz de salir de cualquier situación, aunque sea de una forma poco creíble o necesite un verdadero esfuerzo por parte del lector y la suspensión de la realidad, para dar réplica s sus enemigos con su propia venganza, que tiene cierto punto de justicia poética y otro tanto de crueldad. Realmente no se puede decir que Conan no podría actuar así, en esa imagen de antihéroe o en esa figura tan alejada del mítico caballero de fantasía heroica, pero sí me ha parecido un poco exagerado en ese aspecto.

"El favor" es otro relato que lleva al límite la esencia del bárbaro protagonista. Kraar quiere explorar la lealtad de la amistad bajos los ojos del cimmerio, transformando una ejecución en una especie de favor personal. No sé si podríamos catalogar esta historia como algo más próximo al terror psicológico o al drama humano que a otra cosa. de todas formas, no se puede negar que encaja muy bien con esa manera de ver la vida que tiene Conan, con un código de honor muy diferente de aquellos que se consideran hombres civilizados. Destacar el trabajo de Sal Buscema con un estilo característico y que nos recuerda un poco al trazo de su hermano en la caracterización de algunos personajes. Aunque ciertamente no tiene la fuerza arrolladoras del mayor de los Buscema, sí que intenta seguir un poco sus pasos. El resultado es bueno, sobre todo debido a su categoría de dibujante de oficio, pero se echa en falta un poco más de desarrollo de los fondos. El veterano artista Roy Richardson es el encargado de entintar los lápices del menor de los Buscema, consiguiendo mantener intacto su arte y pasando bastante desapercibido.

"Los vientos de Aka-Gaar" inicia la segunda parte del volumen con una historia que nos traslada a un entorno con ecos del antiguo Egipto. Todo gira en torno a la búsqueda de un misterioso oasis que podría guardar en su interior la fuente de la eterna juventud en sus aguas. Yakata los plantea inicialmente cono una viaje aventurero, simulando otra de las misiones imposibles que le suelen encargar al cimmerio, pero poco a poco se irá estableciendo ciertos paralelismos con un viaje iniciático, donde lo realmente importante no es la meta, sino la forma de llegar a ella. Además, en el transcurso del relato Conan se queda ciego, teniendo que apoyarse en un aliado ocasional, como si el guionista quisiese mandar un mensaje de superación a los lectores con ciertas discapacidades. Por otra parte, se recupera a la Hermandad del Halcón en un nuevo intento de acabar con su jurado enemigo, intentando aprovechar su presupuesta desventaja. La verdad es que no está nada mal. Yakata parece ir cogiendo un poco el tono de la serie y lo que supone contar historias que no solo sirvan para el puro entretenimiento, sino que además tengan un poco de trasfondo. Nada especialmente elaborado, ni demasiado complejo, pero sí con conceptos sólidos y con un resultado final bastante entretenido e interesante. La serie no está en su mejor momento, pero aún así tiene un nivel medio bastante aceptable. A su vez, los lápices de Gary Kwapisz muestran una evolución muy positiva, demostrando que su versión del cimmerio puede ser perfectamente válida. Quizá es un artista que no termina de explotar las ventajas que puede llegar a ofrecer el formato en blanco y negro, pero comienza a mostrar cierto nivel de detalle en sus viñetas, cada vez más elaboradas y con un mejor acabado.

Concluimos con "Los oponentes", un relato en el que Don Kraar vuelve a recurrir a ciertas dosis de humor. La escena se circunscribe a una taberna, donde Conan y un kushita realizan un pulso a muerte mientras una patrulla de soldados intenta reclutar a todos los presentes a la fuerza. El caos se desata alrededor, mientras los dos titanes miden su increíble fuerza, incluso tienen su pequeño papel en la pelea. está claro que nada ni nadie puede interrumpir la concentración de dos oponentes de tamaña fuerza. Así cerramos un nuevo capítulo de esta colección de la que casi sin darnos cuentas estamos a punto de llegar a su ecuador. Esperemos que Crom nos permita llegar al final.
« última modificación: 05 Julio, 2018, 21:49:57 pm por oskarosa »
UMY 2011-2013 al mejor moderador
UMY 2012 al forero más activo
UMY 2013 al mejor forero
UMY 2014-2016 al forero más trabajador
UMY 2016-2018 a forero sabio
UMY 2018 a toda una trayectoria en el foro

Desconectado oskarosa

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 67.347
  • Sexo: Masculino
  • Miembro fundador de Los Vengadores Tartessianos
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #877 en: 05 Julio, 2018, 22:25:25 pm »
He leído Coleccionable La Espada Salvaje de Conan Nº 45.
Con este volumen llegamos al ecuador del coleccionable, aunque ya hemos superado ese punto sobre la colección original, y yo tengo que reconocer que sigo disfrutando bastante de la lectura, a pesar del evidente descenso de calidad del que ya hemos hablado en más de una ocasión. Larry Yakata y Don Kraar se han erigido como los escritores regular de la revista en esta época, ya sea alternándose en el contenido principal o publicando sus guiones de manera simultánea en cada número de la serie, acompañados de diferentes artista, la mayoría dibujantes que ya han participado en mayor o menor medida tanto en el magacín como en otras cabeceras protagonizadas por el cimmerio, por lo que tenemos a autores familiarizados con la esencia del bárbaro cimmerio y su entorno habitual. Aunque no estamos en el mejor momento de la colección, sí que podemos al menos disfrutar de un lectura propia del género y de aventuras de uno de los iconos de la cultura popular en su etapa marvelita, que no es poco.

Esta entrega del coleccionable cuenta con solo tres historias, en lugar de las cuatro habituales, con la idea de poder ofrecer contenidos autoconclusivos de la revista original, quizá uno de los más aspectos que más ha cuidado Planeta en esta edición. El traductor sigue mostrando en los diálogos una tendencia al modernismo con expresiones como "tonto del culo", "mierda" y formulismos poco apropiados para la Era hyboria, pero a estas alturas o estamos vacunados de espanto o nos estaremos tirando de los pelos constantemente. Aunque durante la lectura choca un poco, creo que he llegado a asimilarlo de tal forma que apenas me moleste, a pesar de que me sangren los ojos de vez en cuando. Pero, en fin, poco se puede hacer al respecto. Si hubiese cuidado más es aspecto, esta edición sería mucho mejor de lo que ya es.

"El valle de las sombras ululantes" es la apuesta de Larry Yakata por combinar el terror con la fantasía heroica, de una forma un poco curiosa, pero también muy entretenida. Quizá no llega a los estándares del propio Howard, y se deja llevar un poco por un concepto propio de un paseo por el pasaje del terror, casi como si de una atracción de feria se tratase, pero no deja de ser un producto de entretenimiento válido. Cabe destacar la labor del dibujante Gary Kwaspiz, cuyo estilo se muestra cada vez más depurado. En un principio es un artista que no me terminaba de convencer, aún pueden verse algunas de sus carencias e irregularidades, pero cada vez lo hace mejor y su trabajo tiene una mayor solidez y solvencia. A cada historia que leo me gusta más. Por su parte, el guion nos presenta a un cimmerio en su época de juventud, para ello se recurre a la apariencia que le diera Barry Windsor-Smith en Conan the Barbarian, un recurso muy habitual para que el lector asiduo se ponga en situación. También llama la atención de la introducción del juk, una bebida que la dota de ciertos elementos propios de drogas naturales como la ayahuasca o el peyote, que nos dejan la duda de si las criaturas del valle son real o forman parte de alucinaciones, o si por el contrario es la puerta de entrada a un infierno en la tierra, solo visible bajo los efectos de este brebaje. En definitiva, un relato entretenido que tiene todos los condimentos necesarios como son un tesoro en un lugar misterioso, una pareja de enamorados reencontrada y muchos monstruos a los que matar. Sin duda, la definición perfecta de una aventura del cimmerio.

La habitual pareja formada por Don Kraar y Tony Salmons nos presenta "Alquimia", un relato de complemento que gira en torno a la creación del oro mediante una fórmula secreta. La verdad es que en 8 páginas tampoco es que se pueda contar gran cosa, pero se ve que los autores estuvieron particularmente falto de ideas, ya que la acción se centra en una venganza de Conan sobre un alquimista que tuvo la feliz idea de desembarazarse del cimmerio tras hacerle un encargo. A su vez, Salmons tiene el dudoso honor de ser uno de los dibujantes de la revista que menos me gustan, por lo que el resultado final suele ser en la mayoría de las casos bastante mediocre, como es en esta ocasión en particular.

Concluimos con "De regreso a casa", donde Kraar apuesta por el concepto básico de una película de acción de los noventa, pero trasladando su esencia a una aventura de Conan. No obstante, lo que realmente llama la atención es que se atreve a narrar el regreso del cimmerio a su tierra, o a parajes norteños sin ubicación concreta para ponerlo en contacto con su hermana, que le cuenta la muerte de sus padres a manos de un clan que los ha convertido a todos los supervivientes en esclavos. En los pocos casos que algunos escritores utilizaban el recurso de la vuelta de Conan a Cimmeria trataban otros temas como la recuperación de un amor perdido o incluso un reencuentro con su madre. Kraar, al contrario, construye una historia de muerte y venganza en la que Conan tendrá como enemigos a otros norteños como él, con la gran diferencia de que su experiencia y fama alcanzada a lo largo de multitud de viajes lo han convertido en un cimmerio aún más duro si cabe, por lo que el resultado es una orgía sangrienta sin límites. Aunque reconozco que Kraar se salta a la torera muchos aspectos de la cronología del personaje, transformándolo todo a su conveniencia, el resultado es de lo más entretenido y consigue ese efecto que conseguían las típicas películas de acción de los noventa, que no es otra que ofrecer un buen rato de entretenimiento y apostar por el aspecto más molón del género. Incluso nos cuela una cacería humana típica y que hemos visto en mil historias.

Pero qué duda cabe que el viaje por el norte de la Era Hyboria no sería el mismo si el dibujante no fuese Ernie Chan. Aunque el artista filipino sigue mostrando esa inclinación a imitar a John Buscema, creo que su resultado es bastante bueno. No solo es capaz de dar una buena narrativa a la historia, sino que se permite realizar algunas composiciones interesantes y su grueso y detallado trazo nos devuelve una estética con la que todos identificamos a Conan y su mundo. Cada vez que Chan pasa por estas páginas la colección tiene cierto repunte y esta historia de venganza familiar con un final dramático, a pesar de sus defectos, podríamos decir que es la mejor del tomo y un ejemplo de que, aún estando en el momento más oscuro de la revista, siempre hay un atisbo de luz en el horizonte. Y es que no hay nada como regresar al hogar, dulce hogar...
UMY 2011-2013 al mejor moderador
UMY 2012 al forero más activo
UMY 2013 al mejor forero
UMY 2014-2016 al forero más trabajador
UMY 2016-2018 a forero sabio
UMY 2018 a toda una trayectoria en el foro

Desconectado oskarosa

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 67.347
  • Sexo: Masculino
  • Miembro fundador de Los Vengadores Tartessianos
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #878 en: 07 Julio, 2018, 12:46:07 pm »
He leído Coleccionable La Espada Salvaje de Conan Nº 46.
Esta entrega de la colección nos permite avanzar un poco más en la serie original, debido a que Conan dejaría espacio a Kull durante algunos números en lo que a historias de complemento se refiere, algo que por desgracia no se ve reflejado en la edición española. Por otra parte, tenemos a Larry Yakata como guionista regular, que sigue alternándose con Don Kraar. De ese modo, este tomo presenta las dos primeras historias de Yakata y la tercera de Kraar. Creo que poco a poco me voy decantando más por le trabajo de Kraar, que me parece mucho más sólido y elaborado que el de Yakata. De hecho, la historia que más me ha gustado es la que cierra este volumen, con una aventura muy bien construida, centrada en la época pirata de nuestro bárbaro protagonistas. El apartado gráfico también es muy irregular, a pesar de que por aquí desfilan nombres como Pablo Marcos o Rudy Nebres, pero acaba siendo Ernie Chan el que presente un dibujo más consistente y con el que mejor lucen las historias del cimmerio.

"La Estrella de Thamazhu" es el relato de apertura en el que se comienzan a mostrar las carencias de Yakata, a pesar de que hay que reconocerle cierta intención. Ya el propio título nos recuerda vagamente a la Estrella de Khorala", un relato que ya se adaptó en los inicios del magacín, pero realmente lo que tenemos es una versión pobre de "Sombras de Zamboula", adaptada en The Savage Sword of Conan #14, repitiendo el esquema general, algunas situaciones e incluso el giro final. No sé si Yakata pretendía homenajear a Howard, pensaba que no se había adaptado ya o se había quedado sin ideas, pero la verdad es realiza un reciclaje de lo más burdo de la clásica historia de Conan. Y es que se puede apreciar que Yakata no estaba muy inspirado en este guion, cuando tenemos situaciones que realmente son puro relleno para completar las 50 páginas como puedan ser esa advertencia de la anciana o algunos aspectos del trama que no están bien desarrollados. Por otra parte, que los enemigos de Conan sean una especie de híbridos humanos tampoco parece ser algo lo suficientemente importante para explicarlo. En definitiva, una historia no muy buena, ni bien trabajada, a pesar de que no carece de su dosis de entretenimiento habitual, pese a su evidente baja calidad. Tampoco ayuda que Pablo Marcos presente un trabajo tan poco elaborado y con muchas irregularidades. No veo problemas en la reproducción aquí, por lo que cuesta ver la habitual profusión por el detalle del artista peruano.

Continuamos con "La fuente de Umir", que quizá mejor un poco algunos aspectos del relato anterior, pero empeora otros. A Rudy Nebres no le sienta muy bien este papel "tan blanco", creo que ya lo he comentado en anteriores ocasiones, pero es que además no utiliza su técnica de sombreado habitual o se le ve francamente desganado en algunas viñetas. Otro artista con el que hemos podido disfrutar de cierto barroquismo en las páginas de la revista, pero que ahora presenta un trabajo muy inferior y en ocasiones incluso algo pobre. Yakata tampoco está muy inspirado con una trama que lleva al cimmerio tras una fuente de oro. Aunque debo de reconocer que la premisa y cierta parte del desarrollo es interesante, con ese Conan jugando a dos bandas para centrarse en aquello que verdaderamente le interesa. No obstante, a lo largo de las páginas tengo la sensación que se abusa de la acción y la violencia de forma gratuita e incluso innecesaria. Casi como si fuese una solución para ampliar las páginas de un guion que posiblemente no necesita 50 páginas para contarse. También cabría destacar el tema de fondo del comercio de esclavos, que nos permite poner de manifiesto que en esta aventura no hay buenos ni malos, sino que ese concepto arquetípico se ha abandonado para mostrar un aspecto más ambiguo del ser humano, quizá más propenso a la maldad y la codicia que a otra cosa.

Cerramos con "Las flores del Loto negro", donde tenemos el equipo formado por Don Kraar y Ernie Chan, el cual realiza la mejor apuesta de esta entrega. Juraría que he leído esta historia, o una que empieza de forma muy similar. La cuestión es que regresamos a la época pirata de Conan, cuando era miembro de la Hermandad Roja, que ahora parece que la quieren traducir como Hermandad Escarlata. Sinceramente no sé si es una mejor traducción, pero me ha chocado mucho por tener grabada la traducción habitual del nombre de estos piratas. Uno de los aspectos que más me ha gustado es la narrativa que emplea Kraar, con saltos en el tiempo, así como ver a Conan en medio de dos bandas rivales tratando que se maten entre ellos. Aunque recuerda un poco la premisa del relato anterior, Kraar presenta un argumento más sólido y mucho mejor elaborado. No se puede evitar tener la sensación de historias que repite algún esquema, pero el resultado final me parece muy superior al de Yakata. Por su parte, Ernie Chan vuelve a demostrar que ne ese estilo que imita a John Buscema se desenvuelve bastante bien. Su trazo es grueso, además de explorar muy bien las oportunidades que ofrece el blanco y negro, dejando viñetas muy elaboradas y composiciones bastante buenas. Aunque leer Conan es pensar en John Buscema, cuando está presenta Chan consigue paliar un poco la ausencia del artista. Creo que nunca se ha tratado con suficiente justicia la labor del dibujante filipino.

Por último, hablar brevemente de uno de los aspectos del que quizá no nos acordamos, las portadas. Durante esta época tenemos a Joe Jusko, como la que se puede ver en este mismo tomo, las cuales suelen ser de una belleza pictórica impresionante. Es una pena que Planeta no hubiese pensado en incluir un portafolio final a color con las portadas de cada número o algo similar, porque estas ilustraciones en blanco y negro pierden un poco su espectacularidad. Sin embargo, las que se utilizan en cada tomo de la edición española lucen bastante bien. Desde luego, no se puede negar que en esta colección hubo un derroche de arte continuo. Por supuesto, un arte bárbaro...
UMY 2011-2013 al mejor moderador
UMY 2012 al forero más activo
UMY 2013 al mejor forero
UMY 2014-2016 al forero más trabajador
UMY 2016-2018 a forero sabio
UMY 2018 a toda una trayectoria en el foro

Desconectado Donky

  • Runaway
  • ****
  • Mensajes: 235
  • Sexo: Masculino
    • user/9096
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #879 en: 11 Julio, 2018, 14:47:35 pm »
Vaya ritmo de lectura llevas con el coleccionable, ya me gustaría poder llevar el mismo ritmo que tu y menudo curro que te metes con las reseñas, sigue así crack!  :adoracion:

Desconectado oskarosa

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 67.347
  • Sexo: Masculino
  • Miembro fundador de Los Vengadores Tartessianos
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #880 en: 12 Julio, 2018, 11:28:24 am »
He leído Coleccionable La Espada Salvaje de Conan Nº 47.
Continuamos con esta "etapa oscura" en la que tenemos como principales guionistas a Larry Yakata y Don Kraar junto a diferentes artistas. Comenzamos con "El secreto de la gran piedra", una historia escrita por Larry Yakata y dibujada por Ernie Chan. Una vez más, el dibujante filipino luce con bastante buen resultado, destacando su narrativa y su composición de páginas, así como su habitual trazo grueso plagado de detalles. Aunque es posible que peque de repetitivo, creo que este autor es el que mejor representa el legado que había construido John Buscema, además de mostrar casi siempre un trabajo mucho más sólido que otros dibujantes de la revista coetáneos. Cada vez estoy más convencido que se ha sido muy injusto con la labor del artista filipino, que también podría ser uno de los principales exponentes del personaje en el cómic, junto a otros grandes artistas, pero que quizá fue eclipsado por no poseer el talento y el reconocimiento comparables con Tony DeZúñiga, Alfredo Alcalá, Barry Smith y otros, que lo superaban en algunos aspectos. Por otra parte, la trama de Yakata es bastante discreta, utilizando de nuevo elementos que nos recuerdan a relatos clásicos como pueda ser el monolito o los portales a otros mundos. También tenemos una pareja de brujas que como me indicó fanpiro muy acertadamente, bien podrían ser la fuente de inspiración de Sergio Aragonés para la pareja de secundarias de su serie parodia del cimmerio Groo el errante. Además, para añadir más tópicos del género, tenemos un rescate de una torre, una niña angelical que esconde un demonio dentro y la eterna profecía de un reinado que aún falta por llegar.

Sinceramente, como producto de entretenimiento, no está mal, aunque transmite la sensación de que el guionista deja que Chan se luzca en el dibujo para él dedicarse a concatenar una serie de elementos y situaciones que no aportan demasiado ni al género ni a las aventuras de Conan. Le falta originalidad, le sobra entretenimiento y puesta en escena, pero curiosamente gira en torno a un aspecto que parece ser el leit motiv de Yakata en la revista: la nobleza del héroe en un mundo de violencia. Y es que si bien es cierto que Conan es personaje complejo que tiene unos valores y un grado de honestidad diferente al resto de habitantes de este mundo de ficción creado por Howard, el guionista parece estar muy interesado en perfilar ese estándar de héroe rudo, pero de buen corazón, iniciando una búsqueda sin sentido de una niña que no conoce y que podría incluso no existir. O ese rechazo a mujeres de alta cuna por meretrices o mujeres de taberna mucho más humildes, pero que según él son mucho más honestas. Quizá un reflejo demasiado bondadoso de alguien que ne le fondo no es más que un asesino y un mercenario, lo que queda demasiado suavizado con el tratamiento que le dispone Yakata aquí.

El guionista sigue la misma senda en la historia de complemento titulada "La deuda del guerrero", en la que Conan mata a quién el considera un hermano de armas, pero que por avatares del destino han terminado en bandos opuestos. De ese modo, promete que intentará que les vaya bien a su mujer y a sus hijos después de matarlo. No digo que no le venga bien ese papel de benefactor en toda regla, protegiéndoles la vida, curando la ceguera de la viuda y, en definitiva, saldando una deuda, a pesar de que cuando descubren quien es solo recibe promesas de venganza. Sin ser un relato especialmente brillante y con cierto grado de previsibilidad, sí que me parece interesante esa forma de profundizar en el código moral y ético de Conan, que no se rige por el habitual de los humanos de su época, pero que en el fondo encierra cierta nobleza. En el apartado gráfico tenemos a Michael Docherty que quizá ha destacado más en ilustraciones para la colección que en el arte secuencial que le vemos aquí. Su trabajo es muy irregular, tampoco sabe potenciar las posibilidades que ofrece el formato blanco y negro, además de mostrar una abundancia de fondos blancos y rostros de aspecto feista. Un resultado algo pobre para un relato que quizá es más interesante de lo que se aprecia a simple vista.

Concluimos esta entrega con "Vendrá un oscuro extranjero...", una historia escrita por Don Kraar y dibujada por Gary Kwapisz. Si en anteriores comentarios hacía referencia a la evolución positiva de este dibujante, aquí se aprecia un paso atrás en todo eso, mostrándonos de nuevo un trabajo algo irregular. Sin llegar a los extremos de Docherty, pero sí inferior al propio Kwapisz hace unos números. A pesar de todo, creo que es un artista que si lo coges inspirado te hace un cómic bastante resultón y con escenas muy trabajadas, pero no es así en esta ocasión, por desgracia. Kraar, por su parte, nos lleva a un escenario oque muestra sus similitudes con la cultura árabe y recurre al eterno tirano que intenta derrocar al legítimo heredero de la corona. Desde luego, original lo que se dice original no podemos decir que sea. De hecho, nos cuela su versión del caballo de Troya y envuelve a la historia de cierto corte mesiánico, con profeta incluido, que está aparejado a una sorpresa final. No es mala historia, tiene cierto punto de elaboración incluso, pero sigue siendo un trabajo muy discreto, como el resto de contenidos de este tomo.

La verdad es que no puedo decir que haya sido una lectura aburrida, a pesar de su calidad mediocre o de su falta de frescura y originalidad, la experiencia lectora no sufre en exceso y ofrece un rato ameno y divertido. No obstante, creo que se hace más evidente que estamos en un etapa oscura del magacín, tan oscura como el extranjero de la profecía del último relato.
UMY 2011-2013 al mejor moderador
UMY 2012 al forero más activo
UMY 2013 al mejor forero
UMY 2014-2016 al forero más trabajador
UMY 2016-2018 a forero sabio
UMY 2018 a toda una trayectoria en el foro

Desconectado oskarosa

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 67.347
  • Sexo: Masculino
  • Miembro fundador de Los Vengadores Tartessianos
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #881 en: 16 Julio, 2018, 20:35:34 pm »
He leído Coleccionable La Espada Salvaje de Conan Nº 48.
Continuamos con la "etapa oscura" de la revista, en cuya entrega del coleccionable se incluyen tres nuevas historias protagonizadas por Conan, cada una con un equipo creativo diferente. Comenzamos con "El altar del dios carnero", escrita por Jim Owsley, que desarrolla la idea a partir de un argumento de Gary Kwapisz, el cual también será el dibujante del relato. Come ya he comentado en varias ocasiones, el artista ha evolucionado bastante, pero sigue mostrando ciertas irregularidades. Su forma de¡e representar al cimmerio se ciñe al de un rudo bárbaro que siempre parece estar malhumorado, a pesar de que esconda sentimientos nobles o actúe de un modo algo inesperado para un mercenario y asesino a sueldo, su habitual gremio de trabajo. En esta ocasión, la trama gira en torno a un empleo de guardaespaldas de un mercader, cuya avaricia le ha llevado a comerciar con carne de cabra, una animal sagrado para el culto del dios carnero, por lo que lo sitúa en su punto de mira. Curiosamente, Conan se ve envuelto en mitad de un matrimonio algo mezquino, donde su acciones irán dirigidas a proteger a su hijo recién nacido, convertido en el objetivo de un sacrificio para resucitar a este dios. Religión, asesinos con pinta de ninjas, mujeres libidinosas y arteras, así como un dios con efigie luciferina son los elementos propios de una historia entretenida que se centra en mostrar el lado más heroico del bárbaro.

Continuamos con "El mercenario", un relato escrito por Larry Yakata, que cuenta con los lápices de Gary Kwapisz, en su línea de trabajo habitual, con muchas similitudes a lo que se puede ver en la primera historia. Yakata, por su parte, sigue explorando la fantasía heroica desde la perspectiva moral, presentando a Petrus, un campesino que no solo anhela aventuras, sino que casi ejemplifica al típico escudero de una orden de caballería. Aunque su intento es vivir una emocionante vida junto a Conan, las vicisitudes de la vida lo sitúan en el bando contrario del cimmerio, que mira desde una perspectiva más egoista o materialista. Mientras Petrus se une a una serie de campesinos que intentan acabar con un rey que los oprime con sus diezmos, el cimmerio se alista en su ejército para recuperar su castillo. El desenlace del relato quizá es un poco pesimista, como si Yakata quisiese poner de manifiesto que ne le Era Hyboria los ideales solo sirven para que tu cuerpo sin vida penda de una soga. No obstante, también podemos apreciar como Conan, a pesar de moverse por dinero y ciertas necesidades que debe cubrir, también tiene sus principios, por lo que una cosa es matar en una guerra y otra torturar y sacrificar a los perdedores. La verdad es que es un historia con cierto trasfondo moral, y mucha más intención de la que parece, donde tenemos como protagonista principal a la ambigüedad de los personajes, sin que se pueda señalar con total certeza quienes son los buenos y quienes los malos. Quizá lo que mejor la definiría es que es una historia como la vida misma.

Finalmente, concluimos con "Reunión en Escarlata", donde regresa al procesador de textos Don Kraar, junto al dibujante Mike Docherty, apoyado por Rudy Nebres. Docherty está totalmente desconocido, siendo fagocitado completamente por el entintado del filipino, cuyo estilo está muy presente. Debo decir que las últimas aportaciones de Nebres no me han terminado de convencer, a pesar de que es un dibujante que no solo me gusta, sino que me parece bastante apropiado para esta serie, aunque creo que no termina de sacarle todo el partido al formato en blanco y negro, y el tema del papel también influye. No obstante,  en esta combinación de los dos artistas el resultado me ha parecido mucho mejor, ofreciendo un nivel bastante alto, quizá incluso un peldaño por encima de lo que llevamos de esta etapa en la que predominan el baile de dibujantes. Por otro lado, Kraar nos devuelve uno de mis temas favoritos en la cronología de Conan como es su periplo como pirata del Vilayet y su asociación con la Hermandad Roja. Esta vez parece que el traductor sí ha hecho sus deberes y no la ha traducido como Hermandad Escarlata, a pesar del título del relato. Desde luego, ya tiene bastante con su habitual forma de traducir los diálogos, que  cuanto más rudo se muestran los personajes, más a película de los noventa se parece. En fin, mejor no decir nada, que ya lo hemos dicho todo. Uno de los puntos fuertes de la historia es el regreso de Valeria, la rubia pirata con la que Conan protagonizó la famosa "Clavos Rojos", que regresa para el deleite de sus seguidores. Kraar consigue mostrar dos aspectos muy importantes dle personaje. El primero es su fortaleza de carácter y su dominio de la espada, elementos que la convierten el una de los últimos supervivientes de la hermandad y el objetivo de una rica familia de mercaderes, que busca venganza contra los piratas que en el pasado le han hecho perder tanto dinero. Por otra parte, en segundo lugar, está la intensa relación que tiene con el cimmerio. Es curioso, porque no recuerdo que antes confesase su amor imposible por Conan, ni que se haya visto tampoco consumar esa relación que tanto ansiaba Conan en el famoso relato de Howard. Quizá el guionista se sale un poco de lo esperado, pero la verdad es que encaja muy bien en la idea que yo tengo de la pirata. No obstante, es un alma libre, y pese a esa pasión y sus sentimientos es una mujer ingobernable y una líder. Esto provoca una ruptura no deseada, pero también son conscientes que es lo mejor para los dos. Kraar consigue transmitir muy bien esa química entre ambos personajes, esa lealtad en los momentos difíciles y esa fuerza que atraviesa las viñetas. Es una pena que en esta edición se hayan "perdido" las historias protagonizadas por Valeria en solitario durante un largo serial de la revista, porque me gusta mucho el personaje, sobre todo si se trata igual que bien que aquí.

Personalmente, creo que está es la mejor historia del tomo, aunque puede que no sea del todo imparcial,  para qué negarlo. El relato tiene una combinación extraña de elementos y algunos giros predecibles, pero también ofrece una mutación en su desarrollo. Empezamos con una historia de piratas en fuga, para transformarse en una típica aventura de ladrones que recuerdan mucho a los inicios de Conan the Barbarian, con una orden religiosa que parece estar inspirada claramente en los Templarios y cuyo final me ha hecho pensar en los cátaros. Desde luego, la leyenda del Santo Grial está muy presente, por mucho que solo se haga mención a Tarim. Después volvemos al tema de las traiciones y las esperadas consecuencias de las acciones dle cimmerio y sus compañeros. Destacar también a Garth, un mercenario tan fanfarrón como cobarde, cuya cobardía servirá en más de una ocasión para darle la vuelta a la tortilla. Kraar parece romper una lanza por los cobardes en esta historia, mostrando una confrontación entre el valor inquebrantable de Conan como esa forma de salvaguardar la vida menos honrosa, pero también bastante válida, por lo que parece.
UMY 2011-2013 al mejor moderador
UMY 2012 al forero más activo
UMY 2013 al mejor forero
UMY 2014-2016 al forero más trabajador
UMY 2016-2018 a forero sabio
UMY 2018 a toda una trayectoria en el foro

Desconectado oskarosa

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 67.347
  • Sexo: Masculino
  • Miembro fundador de Los Vengadores Tartessianos
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #882 en: 21 Julio, 2018, 22:44:45 pm »
He leído Coleccionable La Espada Salvaje de Conan Nº 49.
Entramos de lleno en una etapa en la que la revista recuperaba a Kull como protagonista secundario de la colección, por lo que la edición española pasa a recoger tres aventuras de Conan por cada entrega. La primera de ellas se titula "La maldición de los inmutables", escrita por Jim Owsley, que comienza a ser otro de los escritores habituales del magacín. La parte artística corre a cargo de Mike Docherty y Fraja Bator. Sobre el primero ya hemos hablado, pero su labor hay que decir que en blanco y negro no ha brillado particularmente. Supongo que en Marvel se dieron cuenta de ello y decidieron reforzar su trabajo con Fraja Bator, un artista que llegó a la Casa de las Ideas como un nuevo valor artístico destinado a diferentes títulos protagonizados por el rudo cimmerio, convirtiéndose en un entintador habitual no solo de Docherty, sino de otros artistas que pasarían por la serie como Rafael Kayanan, Geof Isherwood y Dale Eglesham, entre otros. En este mismo tomo lo podremos ver tanto en la primera como en la tercera historia, en ambas ocasiones junto a Docherty, con un resultado muy positivo, llegando al punto de que mejora mucho los lápices del dibujante, añadiéndole ese punto de definición, una de sus grandes carencias en sus anteriores trabajos para la revista.

En el argumento, Owsley vuelve a recurrir al mensaje reflexivo, siguiendo un poco la línea de Don Kraar y Larry Yakata, los dos guionistas más habituales en aquel momento. También tenemos una nueva revelación de la infancia de Conan, saliendo a relucir a un viejo amigo, Tem, un cimmerio que es conocido como uno de los hombres más peligrosos del planeta, no solo por sus habilidades en la lucha, sino que también tiene poderes mágicos. A estas alturas de la serie, la verdad es que no me pongo a pensar en según que cosas, pero que salgan amigos de la infancia desconocidos constantemente no huele precisamente bien. No obstante, hay que decir que la idea funciona y que tenemos un hermanamiento al estilo bárbaro, quizá lo que más choca es ver a Conan ayudando sin demasiados problemas a hechiceros. Pero, bueno, supongo que si la paga es justa, bien merece algunos riesgos. De todas formas, si analizamos la historia en profundidad, la lucha contra hechiceros y toda la aventura en sí misma no es más que un trasfondo. Un medio para contar una historia de dos amigos cuya amistad sufre por entrometerse una mujer. Básicamente es un intento por hacer tambalear ciertos códigos honorables del cimmerio, poniéndolo en una situación complicada. Además, tenemos ese mensaje que por muy poderoso que sea alguien, siempre anhela algo tan poco tangible como la amistad. Casi me atrevería a decir que Owsley pensó en aquel conocido refrán: "Quién tiene un amigo tiene un tesoro". Y esa, a grandes rasgos, podría ser la historia de Tem.

"La hija del mago del mar" nos devuelve a una de las facetas que más me gustan de Conan, la de pirata baracho. Don Kraar vuelve a la máquina de escribir para trasladar la típica historia de piratas clásica a la Era Hyboria. El guionista no es nada original, para qué negarlo. Esto no significa que no se pueda disfrutar la historia igualmente, pero es que podemos sustituir a Conan por algunos de los personajes de las novelas de Stevenson y daría exactamente igual, a pesar de que se recupera incluso a Sancha, una de las mujeres de Conan que ya hemos visto en más de una ocasión por aquí, sobre todo en adaptaciones de relatos de Howard. Aunque ya el propio escritor tejano establecía nexos de unión con elementos propios de los mares caribeños, el escenario por antonomasia del género, como la isla Tortage, la Hermandad Roja y todo lo demás, siempre fue un poco más sutil que Kraar, que directamente sitúa al cimmerio en mitad de una alianza entre Zingara y Argos para acabar con la piratería de las Islas Barachas, mandando un contingente naval contra la isla Tortage, el centro de mando de la piratería local. De ese modo, Conan, expulsado anteriormente de la isla, tendrá que regresar a ella, eliminar a los actuales capitanes piratas y organizar una ofensiva que impida los planes de las dos naciones unidas. Si alguien ha visto la serie Black Tails, por ejemplo, una especie de prólogo de la famosa novela La Isla del tesoro, empieza a realizar intercambios con españoles e ingleses, y tenemos una versión muy tangencial de las típicas historias de piratas, pero con una fuerte inspiración en ellas. En la fase final nos separamos un poco para introducir otro tipo de elementos que podríamos denominar fantásticos o mitológicos, que nos devuelven a ese rico universo creado por Howard. Curiosamente, volvemos a ver a Conan comerciando con la brujería, algo que a mí me cuesta verlo de una forma tan natural. Por otra parte, Kraar vuelve a dejar su pequeña moraleja o reflexión final, poniendo de manifiesto uno de los grandes valores de nuestro protagonista: su honorabilidad.

En un tomo donde podemos ver la evolución de la colaboración entre Docherty y Bator, volvemos a tener la presencia de Gary Kwapisz, que al final va a conseguir que me guste su estilo, sin demasiadas reticencias. Aunque ha tenido una evolución algo irregular, aquí vuelve a mostrar un trabajo muy sólido, mucho más consistente y sin apenas irregularidades. También hay una mejor definición de sus acabados y una narrativa bastante buena. En un día bueno, y es evidente que este lo es, Kwapisz puede sorprender y agradar al lector mucho, espero que lleguen muchos días como este en su estancia en la revista.

Concluimos con "El otoño de la hechicera", otro relato escrito por Kraar y los mencionados Docherty y Bator. En esta ocasión, tenemos una historia mucho más convencional dentro de la espada y la brujería, ofreciendo una perspectiva más medieval de lo habitual. Y es que Brythunia me ha resultado un escenario casi desconocido, con sus señores feudales y sus latifundios agrícolas, así como unas leyes que nos acercan mucho a la caballería medieval. De ese modo, Conan participa en un juicio por combate para defender a una viuda acusada de brujería contra su difunto esposo. Sin saber muy bien por qué, debo reconocer que ver a Conan en el papel de caballero y todo el ambiente de la historia, rápidamente me he acordado de Juego de Tronos. Supongo que es inevitable, porque al fin y al cabo, la obra de Martin tiene este tono típico con escenas similares, traiciones y la lucha por conseguir según que territorios. No está nada mal, a pesar de que Kraar no es un habitual de este tipo de historias. No voy a decir que el giro final me haya sorprendido demasiado, quizá es algo bastante predecible incluso, pero la cuestión es que a pesar de sus tópicos sigue siendo una historia bien estructurada que funciona bastante bien y ofrece una lectura entretenida, como todos los contenidos de este volumen, debo añadir. Y es que aunque estemos totalmente en la "etapa oscura" de la revista, siempre hay un pequeño hueco para la luz, aunque sea de carácter mágico, haciendo honor al género.
UMY 2011-2013 al mejor moderador
UMY 2012 al forero más activo
UMY 2013 al mejor forero
UMY 2014-2016 al forero más trabajador
UMY 2016-2018 a forero sabio
UMY 2018 a toda una trayectoria en el foro

Desconectado oskarosa

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 67.347
  • Sexo: Masculino
  • Miembro fundador de Los Vengadores Tartessianos
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #883 en: 27 Julio, 2018, 10:39:23 am »
He leído Coleccionable La Espada Salvaje de Conan Nº 50.
Llegamos al medio centenar de entregas y debo decir que sigo disfrutando bastante de esta colección, con historias bastante entretenidas. Con sus altos y sus bajos, la serie mantiene un nivel más que aceptable para disfrutar de las aventuras del cimmerio, generalmente con relatos autoconclusivos. Comenzamos con "Los saqueadores de las estepas", una historia escrita por Don Kraar que nos devuelve a la época en la que Conan se encuentra liderando a los kozaks. Tras atacar una caravana donde viaja una princesa que ha sido entregada al rey Yezdigerd, Conan se ve envuelto en una trama de conspiración por parte de algunos miembros del clan, mientras debe hacer frente a los ataques de los turaníes para recuperarla. Kraar recupera algunos elementos del pasado como a los Sacerdotes Negros del Yimsha, o incluso cuela una referencia al relato de Howard "The devil in iron", para confeccionar una entretenida historia que combina muy bien todos los condimentos propios de la Edad Hyboria. Sin embargo, el punto flaco reside en el apartado gráfico, con la presencia de un Dave Simons muy irregular y poco definido que a mí personalmente no me termina de convencer.

Las dos siguientes historias contaran con un dibujante fijo, Gary Kwapisz, que muestra una increíble evolución con respecto a su trabajo anterior en la revista. El dibujante mejora en muchos aspectos, especialmente el narrativo, pero destaca especialmente en el acabado con un especial cuidado en los detalles y la definición de su trazo. Además, utiliza una estética que recuerda poderosamente a las pautas marcadas por John Buscema, incluso da la sensación de que estuviese entintado por el filipino Ernie Chan, aunque o es así, ya que es el único artista que parece en lo créditos. Esta maduración artística beneficia mucho la resultado final de las historias, mejorando sustancialmente en el apartado gráfico, que hasta el momento sin ser malo del todo se había mostrado algo irregular. Me ha gustado mucho esta nueva faceta de Kwaspiz, que cada vez se va acomodando más como el dibujante más prolífico de la colección y aprovechando las posibilidades que ofrece el formato en blanco y negro, algo que hasta el momento no se había producido totalmente.

"El maestro de la esgrima" cuenta con los guiones de Larry Yakata, donde se aprecia su interés por las artes marciales y la filosofía oriental. Elige como escenario la lejana Khitai, un lugar en el que Conan se topará con su viejo maestro de esgrima, aquel que le enseñó a luchar con una espada. De ese modo, ambos se unen para su beneficio propio, junto a la princesa de un tribu, que le ayudará a encontrar una serie de ingredientes para confeccionar una cura mientras se enfrentan a un sicario de los dioses oscuros. Magia, cultura oriental, y la transmisión de una serie de valores relacionados con el honor, imbuido todo de cierta mitología del lejano oriente. En definitiva, un nuevo trabajo de Yakata que muestra lo versátil que puede ser la creación de Howard, no solo en sus escenarios, sino también a la hora de combinar géneros. Asimismo, el guionista sigue profundizando en la faceta de héroe de Conan, combinada con su lado mercenario, evidentemente.

Concluimos con "El invierno del lobo", un relato escrito por Charles Dixon, que por aquella época fue el guionista de muchos de los complementos de la revista publicados por Kull. En esta ocasión dirige los pasos del cimmerio por un escenario gélido e invernal en el que se verá involucrado en una guerra entre hombre y lobos. Por un lado, el acoso de una manada de lobos liderados por un hombre lobo gigantesco, propio de una historia de terror. Por otro lado, una joven caprichosa que provocará la muerte de varios hombres en un intento por conseguir el compromiso formal de Conan, aunque este no se dejará cazar con tanta facilidad. Más allá del rechazo del personaje hacia el matrimonio, cabe destacar como a pesar de ser considerado normalmente un bárbaro, se pone de manifiesto que sus continuos viajes por el tiempo lo han dotado de una sabiduría y unos conocimientos prácticos de los que la mayoría carece. Además, Dixon establece cierta conexión entre el modo de comportamiento de las bestias y los humanos, cada uno a su manera, que bajo la simplicidad del control son capaces de cualquier cosa. Conan tiene un papel de observador en los acontecimientos, pero que se ve involucrado generalmente en este tipo de situaciones en ese carácter errante y aventurero que le caracteriza. Resulta curiosa la elección de Dixon para uno de sus primeros trabajos en la revista con Conan, ya que ofrece algo más cercano al terror que a la fantasía heroica, incluso a una especie de terror psicológico cuando vemos como los protagonistas deben seguir las normas de un clan sin que puedan hacer nada por su inferioridad numérica. Quizá no se termina de transmitir del todo la atmósfera, pero es evidente que se busca la tensión como herramienta para desarrollar una trama enfocada hacia una esencia propia del horror. No obstante, me ha parecido muy interesante y aunque la historia de Yakata está bastante bien, quizá esta podría ser la mejor del tomo. Por lo tanto, este medio centenar de entregas nos deja con un buen sabor de boca, de cara a la siguiente recta de  la "etapa oscura" de la revista, acercándonos poco a poco a las 150 entregas de la colección original. 
UMY 2011-2013 al mejor moderador
UMY 2012 al forero más activo
UMY 2013 al mejor forero
UMY 2014-2016 al forero más trabajador
UMY 2016-2018 a forero sabio
UMY 2018 a toda una trayectoria en el foro

Conectado Carloss82

  • Agente de SHIELD
  • *
  • Mensajes: 347
  • Sexo: Masculino
    • Ver Perfil
Re:Coleccionable La Espada Salvaje de Conan
« Respuesta #884 en: 13 Agosto, 2018, 20:02:42 pm »
Oskarosa, parece que has hecho un pequeño parón veraniego en tus lecturas de Conan. ¡Que sepas que tienes seguidores que esperamos volver a leer tus reseñas ya que son de gran utilidad!
"Sabe, oh príncipe, que entre los años en que los océanos..."

 

Carbonate design by Bloc
variant: carbon
SMF 2.0.7 | SMF © 2011, Simple Machines