Universo Marvel 3.0


Noticias: Para estar al día de lo más interesante del foro pincha aquí.
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate

Próxima actualización del Foro UM

En breve comenzaremos la actualización y limpieza del foro. Es posible que el foro deje de estar disponible temporalmente mientras preparamos todo.

Favoritos 1 Favoritos

Autor Tema: Enanos: el esperado spin off de Elfos  (Leído 2195 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado oskarosa

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 69.538
  • Sexo: Masculino
  • Miembro fundador de Los Vengadores Tartessianos
    • Ver Perfil
Re:Enanos: el esperado spin off de Elfos
« Respuesta #30 en: 13 Mayo, 2020, 22:06:16 pm »
He leído Enanos Nº 9: Dröh el Errante.
Retomo la lectura de la serie tras anterior comentario.

Este tome me ha parecido muy interesante, siguiendo en la línea de la evolución que viene desarrollando la serie. Parece que los autores prefieren potenciar un recurso narrativo centrado en el legado, en lugar de una historia-río o saga protagonizada por el mismo personaje. En esta ocasión, seguimos la línea argumental del cuarto número de la colección, dejando paso al hijo de Oösram, Dröh, un enano que dejó a su familia para curtirse como un guerrero en tierras lejanas, y que decide volver para cumplir su promesa de luchar por la independencia de los errantes, los cuales pretenden instaurar su propia orden además de granjearse los derechos que les están vetados por ley. No obstante, Jarry tiene un plan diferente, ya que en esta entrega la lucha por los derechos de los errantes solo es un elemento más de un trama mucho más elaborada que vira hacia una dirección ligeramente diferente.

Como ya he comentado en más de una ocasión, hay que estar muy atento al os argumentos del guionista, el cual tiende  emplear la épica y la fantasía heroica como herramienta para dejar todo tipo de reflexiones de carácter existencial. Este tomo, no es una excepción, desde luego. Además, una vez más destaca la densidad de la historia, que a lo largo de poco más de cincuenta páginas trata muchos temas y nos ofrece distintos capítulos en la vida del protagonista, que parece estar abocado a ser un errante, en el sentido más literal de la palabra. En las páginas iniciales, tendremos la presentación de Dröh y su regresado al hogar tras siete años de vagabundeo por Arran. A diferencia de la mayoría de los errantes, y con la intención de liderar a su orden, tal como hiciese su padre, se ha entrenado para la lucha contra todo tipo de enemigos. Sin embargo, al regresar a su aldea, las cosas hna cambiado tanto que la lucha por la libertad ha tomado un camino lejos de la violencia y más cercana al diálogo. Esto nos empieza a dar las primeras pistas sobre la verdadera naturaleza de Dröh, que no ha nacido para ser un granjero, sino que esconde el alma de un guerrero. Sin conflicto y con una comunidad errante decidida a buscar la independencia por otras vías más diplomáticas , su estancia allí no tiene razón de ser, por lo que regresa a los caminos para buscar un nuevo objetivo en la vida.

Su siguiente parada será entre los trabajadores de un camino, un proyecto financiado por el banco de piedra. Durante un tiempo, contendré su frustración entre picos y palas con el trabajo duro, pero nunca alejado de la diferencia de clases que supone ser un errante, y el desprecio de los miembros del Escudo que protegen la construcción. Esta situación da un giro importante cuando entran en escena los pictos, en un planteamiento que recuerda en cierta forma al western más clásico. Emulando en cierto sentido a la construcción del ferrocarril en el Salvaje Oeste, el camino de los enanos cruza por tierra de los orcos, por lo que intentarán llegar a un acuerdo para evitar una guerra y que la construcción pueda continuar su camino. Exactamente igual que sucediera entre los colonos y los indios americanos, el odio y el conflicto durante generaciones entre estas dos razas dará pie a una serie de conspiraciones que sucede tras las escenas y que propiciaran el inevitable enfrentamiento entre ambos. Enanos deseosos de matar orcos y orcos intentando evitar la masacre de su pueblo nos llevará al siguiente paso de esta historia, en la que nuestro protagonista, debido a su condición de errante no puede blandir un arma de batalla, algo que omite al intentar salvar a uno de sus amigos, acaba siendo preso de los miembros del Escudo. De ese modo, acaba emparejado con una sacerdotisa orco, esperando la inevitable condena de muerte.

Si nos fijamos bien, de las luchas de clases pasamos al racismo, un concepto extrapolado al a fantasía heroica de forma muy inteligente, aunque sea utilizando muchas similitudes con el western. A partir de este momento, ocurre lo inesperado, ya que un enano y una orca son unidos por el destino, ayudados a huir mientras son perseguidos por el Escudo. Así se forja una extraña alianza que intentará por todos los medios evitar una guerra que parece inevitable. Gracias a esta interesante asociación, y aumentando las similitudes con los indios americanos, Jarry se detiene para ahondar un poco en las costumbres de los orcos, así como en sus creencias basadas en la espiritualidad. Esto nos lleva inevitablemente a otro de los temas recurrentes dela serie: la reencarnación; ya que nuestro protagonista descubrirá que su alma pertenece a un guerrero, algo que ha sido en esta y en todas las vidas anteriores, fuese del a raza que fuese. En este viaje introspectivo,  Dröh no solo accede a una nueva realidad, sino que también comienza a reflexionar sobre el significado de la violencia y sus consecuencias en su vida errante.

De ese modo, llegamos a la fase final, en la que un enano luchará contra los suyos codo con codo con los orcos, algo realmente inaudito, aunque sea con buenas intenciones, para acabar de nuevo en busca de un destino que parece estar aparejado con la soledad. Sin duda alguna, un tomo muy interesante, con una importante carga reflexiva, pero que tampoco evita la épica propia del género o la magnífica caracterización y desarrollo de los personajes, una de las piezas clave en esta serie, sobre todo en las manos de Nicolas Jarry. Pierre-Denis Goux, por su parte, sigue mejorando mucho, y creo que hace aquí un buen trabajo, similar al del tomo anterior. Está teniendo una gran evolución, aunque mantiene sus carencias anatómicas de las que ya hemos hablado en más de una ocasión. Sea como sea, sabe imprimir una estética muy acorde con el tono de la historia, lo que nos permite olvidarnos de las irregularidades, para centrarnos en el disfrute de un gran relato.
UMY 2011-2013 al mejor moderador
UMY 2012 al forero más activo
UMY 2013 al mejor forero
UMY 2014-2016, 2019 al forero más trabajador
UMY 2016-2019 a forero sabio
UMY 2018 a toda una trayectoria en el foro

Desconectado oskarosa

  • Moderador Global
  • Celestial
  • *
  • Mensajes: 69.538
  • Sexo: Masculino
  • Miembro fundador de Los Vengadores Tartessianos
    • Ver Perfil
Re:Enanos: el esperado spin off de Elfos
« Respuesta #31 en: 14 Mayo, 2020, 22:52:34 pm »
He leído Enanos Nº 10: Abokar del Escudo.
En esta entrega, el equipo artístico habitual nos trae una especie de continuación de lo ocurrido en el número cinco de la colección, en esta ocasión con un protagonista que ya hemos conocido previamente, que comparte espacio con Dohan, un tullido que ha conseguido el rango de segundo capitán, y que resulta ser el hermano de Tiss. Hay un aspecto que me está gustando mucho en esta serie, y es que los autores están trazando una especia de historia del pueblo enano, focalizando el protagonismo en ciertos personajes de cada orden, pero a su vez manteniendo una cronología. En anteriores episodios hemos visto como hay una continuación mediante el relevo generacional, o simplemente pasando el testigo a otro personaje, como ocurre aquí. Además, también tendremos un pequeño guiño al volumen anterior, ya que aparece brevemente Dröh, aunque ligeramente cambiado y mucho después de lo sucedido en su historia. Bajo mi punto de vista, uno de los aspectos más interesantes de esta colección, que no ha dejado en ningún momento de contar historias autoconclusivas, pero también forman parte de una crónica del pueblo enano a través de ciertos personajes cuyas aventuras son dignas de narrarse. Visto con la perspectiva que ofrece el haber llegado hasta este punto, encuentro esta obra con muchas similitudes al Silmarillion de Tolkien, pero intercambiando a los elfos por los enanos. Al principio no se aprecia demasiado, aunque a medida que vamos uniendo las piezas del puzle, creo que es la idea que intentan transmitir los autores, la cual les ha quedado bastante bien, todo hay que decirlo.

Como decía antes, estamos ante la historia de Abokar, posíblemente uno de los mejores estrategas de la historia del Escudo, el cual lidera una campaña que pretende que sea la última, debido a una enfermedad que le debilita la mente. es curioso, porque Nicolas Jarry es capaz de dar muchos detalles de cualquier aspecto del guion, y de la propia enfermedad, pero no le da ningún nombre. Por su parte, Dohan, el segundo capitán, ajeno a los pensamientos de Abokar le salva la vida durante la batalla, lo que obliga al enano a tener que fingir su muerte y retirarse con de honor. Dohan es convertido en el principal culpable, siendo enviado a un muro en el que deben evitar la invasión de los ogrelins controlados por los enanos de Ufgrim, aunque nadie cree que vaya a suceder nunca. Dohan descubrirá todo lo contrario, pero llega demasiado tarde, cuando el muro ha sido derribado. Finalmente, saldrá en busca de Abokar para librar su última batalla, en la que deberán defender al pueblo enano de unos conquistadores que controlan ogrelins y golems de piedra.

Creo que hasta el momento no habíamos tenido un álbum que presentase tantas características propias del género, con multitud de batallas y una gran dosis de épica en muchos momentos. Prácticamente es como ver uno de los capítulos finales de Juego de Tronos, saga de la que es inevitable acordarse debido a elementos como el muro o como esa amenaza que nadie termina de creer, pero que se descubrirá que no solo es muy real, sino que para combatir habrá que hacer alianzas con los humanos, o  permitir que los errantes puedan luchar en la batalla. Sin duda, el paralelismo con la obra de Martin es más que evidente. No obstante, es algo totalmente secundario, y más bien anecdótico, ya que la historia se disfruta igual de bien. Jarry construye una trama muy interesante, con cierto esquema propio de un telefilme, en el que la acción y la historia del pueblo enano cobran una intensa vida gracias a los lápices de Pierre-Denis Goux, que posíblemente nos deja el mejor trabajo de toda la serie en este álbum.

Además de la épica y la enriquecedora cronología que Jarry se ha sacado de la manga en lo que podríamos denominas como las crónicas enanas perfectamente, una vez más, el escritor destaca por su capacidad para desarrollar personajes. En esta ocasión, tenemos a dos que ya conocemos anteriormente, pero ahora se tiene la ocasión de ahondar mucho más en ellos. Dohan, por ejemplo, a pesar de ser un tullido es un guerrero digno y fiero, aunque debe cargar el resto de su vida con el desprecio de sus semejante. Además, aporta su inteligencia y sus habilidades como estratega, vitales en algunos momentos de la trama. Por su parte, Abokar es el enano testarudo que quiere dejar este mundo con gloria, en lugar de acabar condenado por un cuerpo que no le responde. También es un brillante estratega, cuyos planes se cuentan por victorias, por muy descabellados que parezcan en un principio, habiéndose ganado así el respeto de su rey. De ese modo, Jarry no solo construye héroes de fantasía heroica, sino también personajes humanos, con suficientes taras como para que conecte con el lector. A todo ello habría que sumar las inevitables reflexiones existenciales de Jarry, generalmente mostradas en la parte final, y más teniendo en cuenta los deseos de Abokar por llevar a cabo la eutanasia del guerrero, o lo que es lo mismo, morir en gloriosa batalla con un arma en la mano. Tampoco estamos exentos del a crítica social, a pesar de que no se le dedica demasiado espacio, ya que vemos una alianza que en otros momentos sería bastante dificil, sobre todo en esa lucha de los errantes por obtener sus derechos, así como ese estigma social que sufren los tullidos, dentro de una raza belicosa por naturaleza, y cuya cualquier imperfección es considerada poco más que un estorbo insalvable en la batalla. Todo ello una mezcolanza de elementos y conceptos con el sello habitual de Jarry, que nos deja una de las mejores entregas de la colección, gracias también a la aportación gráfica de Goux.

Bueno, y con esto llego al final de mi lectura de esta serie. No sé si hay más tomos en Francia, supongo que sí, pero de momento no puedo leer nada más. A pesar de haber empezado de forma un poco titubeante, la serie ha ido despegando poco a poco hasta llegar a un nivel bastante alto, por lo que me ha dejado un gran sabor de boca, y con ganas de leer su continuación en el futuro. Además, espero poder echarle un ojo pronto a Orcos y Goblins, a ver si también merece tanto la pena como esta y Elfos. Por mi parte, solo puedo recomendar la lectura de este universo de ficción que está publicando la editorial francesa Soleil, porque desde luego merece mucho la pena y hará las delicias de los amantes del género.

UMY 2011-2013 al mejor moderador
UMY 2012 al forero más activo
UMY 2013 al mejor forero
UMY 2014-2016, 2019 al forero más trabajador
UMY 2016-2019 a forero sabio
UMY 2018 a toda una trayectoria en el foro

 

Carbonate design by Bloc
variant: carbon
SMF 2.0.7 | SMF © 2011, Simple Machines