Universo Marvel 3.0


Noticias: Para estar al día de lo más interesante del foro pincha aquí.
Bienvenido(a), Visitante. Por favor, ingresa o regístrate

Activación en pruebas del Foro UM

Hemos vuelto, y creemos que lo hemos hecho desde la realidad alternativa correcta. Si ves algún glitch o error, por favor, comunicalo. Gracias.

Mostrar Mensajes

* Mensajes | Temas | Adjuntos

Esta sección te permite ver todos los posts escritos por este usuario. Ten en cuenta que sólo puedes ver los posts escritos en zonas a las que tienes acceso en este momento.

Mensajes - iizquierdo

Páginas: [1] 2 3 ... 28
1

Si te digo la verdad, ni me he dado cuenta al leerlo.

Gracias. A ver si algún día lo pillo en una tienda y lo puedo ojear antes de pillarlo.

2
Los Cuatro Fantásticos: Omnigold 8: ¡Caos en el Gran Refugio! (1974-1976)




Reseña en la web de Universo Marvel:
https://www.universomarvel.com/resenas-los-cuatro-fantasticos-omnigold-8-caos-en-el-gran-refugio-1974-1976/


El anterior tomo correspondiente a los Cuatro Fantásticos se ocupaba del gran grueso de la etapa guionizada por Gerry Conway. El presente volumen, el octavo, pone fin a dicha etapa con un último arco.
Rich Buckler sigue encargándose del apartado gráfico ya de forma muy estable. Un Buckler situado de lleno en el flanco satisfactorio de su carrera, en buena parte gracias a la ayuda del todopoderoso entintado de Joe Sinnott. La combinación de ambos artistas da como resultado un estilo a medio camino entre Jack Kirby y John Buscema, que da buena continuidad a la loable trayectoria gráfica de la colección del cuarteto.

El arco en cuestión centra de nuevo el foco en Thundra, la amazona presentada en el anterior volumen, aquí ya confirmada como parte de los buenos.
Al fin, descubrimos la razón por la que Thundra quería derrotar a la Cosa. Y bueno, tiene que ver con el objeto con el que parece haber sido creada la súper mujer: el empoderamiento feminista.
Resulta que Thundra viene del futuro, de un mundo en el que las mujeres son el género dominante. Pero otro mundo coexiste en otro plano dimensional, un mundo a la inversa, dominado por hombres. Por si había alguna duda de la intención, los dos planetas disponen de nombres tan reveladores como el Mundo de las Femizonas y el Mundo de Machus.
La trama deriva en una batalla interdimensional propiciada por Mahkizmo, líder de Machus, innecesariamente apodado como el Hombre Nuclear. Batalla a la que se suma el cuarteto protagonista.
El arco no mejora el discreto nivel exhibido por Conway en sus tramas precedentes. El tratamiento es entre obvio y pueril. Mahkizmo lanza tópicos machistas por doquier y queda retratado como un paleto sin cerebro, lo mismo que sus congéneres.
Conway ni siquiera termina el arco. El último número cae en las manos de Tony Isabella, que no se está de introducir más carnaza sobre los patanes de Machus.
La magnitud cósmica del evento salva la papeleta, lo mismo que un efectivo Rich Buckler. El equipo gráfico formado por Buckler y Sinnott nos hace entrar en modo nostálgico cuando nos parece estar viendo a los mismísimos 4 Fantásticos de Kirby-Sinnott.

Len Wein ocupa un breve espacio de transición antes del regreso de Roy Thomas a los guiones, que hace su segunda entrada como guionista estable de los Cuatro Fantásticos.
Wein recupera a un misterioso villano enmascarado aparecido en la serie que coprotagonizaron la Antorcha Humana y La Cosa en Strange Tales. Se trata de un claro fill-in bastante prescindible, que en su versión original incluye la reedición del Strange Tales 127. En este tomo se prescinde de dicha reedición.

Si en el anterior tomo tocó la inclusión cronológica de los dos primeros Giant-Size, en el presente completamos la serie con los dos restantes.
El número 3 es un trabajo a dos manos entre Gerry Conway y Marv Wolfman, siendo la parte dibujada también obra de Rich Buckler.
La trama es de dimensión no menor. Ni más ni menos que los Cuatro Jinetes del Apocalipsis atacan a la Tierra como centro de los mundos civilizados del Universo. Pese a contar con un razonamiento un tanto ingenuo, los textos de estilo bíblico y la sugestiva propuesta completan un número bastante adrenalínico que puede hacer las delicias de los entusiastas de la Marvel más puramente setentera.

El breve paso de Len Wein por la colección llega a su fin con una nueva amenaza del Doctor Muerte. Un arco con especial protagonismo de Estela Plateada que ni siquiera termina Wein, que es sustituido por Roy Thomas hacia mitad de camino.
Desde luego, los ingredientes son de lo más atrayente: Doctor Muerte, Estela Plateada, el regreso de Shalla-Bal... Lo mismo que las pertinentes dosis de acción. Pero en conjunto la saga hace aguas por varios frentes.
El recurso del chantaje mediante amenaza a un ser querido pienso que está ya muy trillado. Luego, lo de parar la batalla para no dañar el patrimonio arquitectónico es bastante esperpéntico. Y finalmente, la aparición de Mefisto al final me parece una vuelta de tuerca superflua.

Hasta el momento, el tomo se nutre de historias de puro setenterismo, priorizando el entretenimiento y beneficiándose de un trabajo gráfico efectivo y seductor. Pero también inferior a lo visto hasta ahora en los Cuatro Fantásticos a nivel de guion.

El cuarto Giant-Size también cuenta con dos guionistas. Len Wein y Chris Claremont tienen la fortuna de beneficiarse de los dibujos de John Buscema. Guion más simple que los anteriores, pero no por ello pobre. Yo diría que todo lo contrario, pero es cierto que el excelente trabajo de John Buscema y la presentación de un personaje tan interesante como Madrox, el Hombre Múltiple, ayudan mucho.


Roy Thomas regresa al Edificio Baxter.

Ya con Roy Thomas de nuevo atornillado a la silla de guionista estable, empieza una nueva era para el cuarteto.
Thomas inicia su segunda etapa con un arco que destaca más por diferentes acontecimientos que suponen cierta ruptura con el pasado que otra cosa. Pero un buen arco, de todas formas.

El guionista recupera otro concepto ya aparecido en la serie de la Antorcha Humana en Strange Tales: el mundo de la Quinta Dimensión. Y con ello, a Valeria, una alienígena de piel azul con la que la Antorcha tiene un amago de romance.
La chica es el detonante para cerrar definitivamente el caso Crystal. El antiguo amor del cerilla ya es pasado. Es más, Johnny simboliza esa ruptura, ese nuevo comienzo, volviendo a su clásico traje azul. Una lástima, con lo chulo que era el rojo.
El otro cambio, igualmente representando una vuelta a la normalidad, afecta al sí del grupo. Sue Storm vuelve a ser miembro activo del cuarteto, al mismo tiempo que Medusa lo abandona.
A nivel argumental, la historia la podríamos comparar a una buena película de acción sin más ambiciones. Mercurio acude a los Cuatro Fantásticos para liberar a los Inhumanos de Xemu y su ejército de la Quinta Dimensión. Emoción y buen tratamiento humorístico en las ocurrencias de Ben Grimm y, excepcionalmente, de Reed Richards.

Otra de las "novedades" que introduce Roy Thomas, está en la recuperación de un mayor protagonismo para la Cosa. Los matices que presenta la personalidad del superhéroe anaranjado dan un mayor juego que sus compañeros de grupo, cosa que Thomas aprovecha.
Eso no significa que el resto de sus compañeros queden en el olvido. Más avanzado el tomo veremos como la Antorcha pasa por la disyuntiva de si abandonar el grupo ante el escaso tiempo de que dispone para su vida privada. Y Míster Fantástico ve con preocupación como está perdiendo parte de sus poderes elásticos. Pero quien adquiere mayor protagonismo es sin duda la Cosa.
Esto lo empezamos a notar en la saga de las tres Tierras. Un arco estupendo que evidencia el buen momento de Thomas y de la propia serie, que recupera el mejor nivel de la etapa de Gerry Conway.
También el apartado gráfico se encuentra en un momento propicio, gracias a un Rich Buckler en su mejor momento y la contribución de John Buscema en uno de los capítulos de la saga.

Arkon, el bárbaro de otro mundo bien conocido de la serie de los Vengadores, provoca aquí una colosal guerra entre tres mundos pertenecientes a tres realidades alternativas. Por un lado, está nuestra Tierra. En segundo lugar, la llamada Tierra-A, que no es otra que la Tierra Alternativa que visitó la Cosa con la ayuda de Mandíbulas, el perro de los Inhumanos, en aquel encantador relato corto que pudimos disfrutar en el sexto tomo de esta colección. Una Tierra en la tradición de la Contratierra, donde viven versiones alternativas de los personajes de nuestro mundo. Jugando aquí un trascendental papel la Cosa alternativa, que en su realidad es el alter ego de Reed Richards.
Finalmente, el tercer mundo en disputa es el recientemente visitado planeta de Valeria, en la Quinta Dimensión.
En definitiva, tres Tierras invadiéndose mutuamente por medio de diferentes fenómenos y amenazas en forma de robots, ejércitos, dinosaurios extraídos del pasado de nuestra Tierra y hasta una nueva era glacial.
Ingredientes de pura aventura bélica, en una trama que es un caramelo y cuya ejecución creo que está a la altura.
No falta el punto friki en la figura de Gaard, un guardián de un portal espacial cuyo disfraz simula al de un jugador de hockey sobre hielo, y su pertinente batalla espacial “sobre hielo” con La Cosa.
Pequeños peros, perfectamente asumibles ante el épico espectáculo que nos ofrecen los autores.

El apartado gráfico sufre, a partir de aquí, diferentes alternancias. Pero no hay nada que temer puesto que el nuevo nombre que se suma a la fiesta es el de George Pérez. Un dibujante que estaba empezando a hacerse un hueco en diferentes títulos.

Thomas vuelve a echar su vista al pasado, pero esta vez al pasado más remoto de la editorial.
El personaje en cuestión se llama el Cruzado, y no es otro que un héroe de los 50 llamado Marvel Boy, que el guionista decide reintroducir. El Cruzado regresa del espacio con aires de venganza, en un correcto arco mucho más modesto que el anterior.
Aquí cabe hacer mención de la primera aparición de Frankie Raye, nueva pretendiente de Johnny Storm.

El segundo arco producido por el tándem Thomas-Pérez es igual de modesto que el anterior. Una alianza entre la Cosa y Hulk donde lo más trascendente ocurre al final. La Cosa se transforma de nuevo en Ben Grimm, y esta vez de forma permanente.
Lo peor, sin duda, es el destrozo que le hace Vince Colletta a los lapices de George Pérez en uno de los números.


La segunda piel de Ben Grimm.

Al fin, Ben Grimm vuelve a ser de carne y hueso. Pero claro, esto es el Universo Marvel y las alegrías duran lo que duran. En esas que el bueno de Ben empieza a no ver la situación tan clara cuando le da por considerar que, al no contar con ningún superpoder, sus compañeros le dejan de lado.
Pero el mosqueo pasa a mayores cuando comprueba cómo Reed contrata a un súper tipo como sustituto. La elección no podía ser otra que Luke Cage, Power Man, el héroe de alquiler por excelencia.

Contando de nuevo con Rich Buckler a los lapices, son unos pocos números en los que lo mejor es precisamente el clásico Ben refunfuñón. Refunfuñón con sus compañeros, y muy especialmente con un Luke Cage que se lo mira con cierto pasotismo, en lo que resulta una suerte de comedia de situación bastante divertida.

Entrando en acción, el nuevo cuarteto se enfrenta al Destructor, el de la Brigada de Demolición, sumándose Ben por su cuenta y riesgo. El testarudo miembro no hace falta decir que lo único que hace es estorbar.
Pero lo que no se esperaba es lo que le tenía preparado su amigo Reed Richards: un exoesqueleto idéntico a la piel de la Cosa, con el que Ben podrá seguir formando parte del grupo. De esta forma, por primera vez podemos disfrutar de Ben Grimm o de la Cosa según convenga.

Que el papel de Power Man es meramente funcional lo certifica el último episodio. El héroe afroamericano desaparece del título sin apenas una mínima despedida, tras un último episodio en el que el Amo de las Marionetas se apodera de su mente. Un episodio argumentalmente bastante discreto, todo sea dicho.

Antes de encontrarnos con la extensa saga que cierra el presente tomo, todavía hay espacio para un curioso crossover entre anuales.
El anual número 11 del cuarteto tiene la fortuna de contar de nuevo con John Buscema. Lástima que la fiesta no es completa, porque el entintado de Sam Grainger le hace un flaco favor al lápiz del mayor de los Buscema.
El número especial en cuestión toca un concepto interesante como son los pasados alternativos. Un continuo temporal acaecido en un hipotético pasado, que no necesariamente afecta al presente, pero que podría hacerlo.
Un modelo para contar historias pretéritas sin que la continuidad actual quede comprometida. En realidad, un What If? en toda regla.

Un cilindro de vibranium viaja accidentalmente a la Alemania nazi en plena II Guerra Mundial, alterando el equilibrio de fuerzas a favor de los alemanes. Para intentar arreglar el desaguisado, los Cuatro Fantásticos se suben a la Máquina del Tiempo del Doctor Muerte con destino a 1942. Allí formarán alianza con el súper grupo de la época, que no es otro que los Invasores. La aparición del grupo formado por Namor, el Capitán América, la Antorcha Humana original, Toro y Bucky certifica una nueva búsqueda de Thomas en el pasado remoto de la Timely. En el pasado del propio guionista, a buen seguro.
El resultado es una aventura bélica, dinámica y entretenida, en la que incluso hay lugar para uno de esos encajes que dan idea de conjunto. Me refiero a la clásica escena de origen del Barón Zemo, que ya conocimos a través de un flashback en la serie de los Vengadores. Una escena que aquí se desarrolla integrada en su contexto.

Cuando la crisis del vibranium y los nazis parecía resuelta, la Cosa descubre que una parte del cilindro fue a parar a otro lugar del pasado, casualmente también a manos de los nazis.
Esto ocurre en otro anual, pero en este caso correspondiente a Marvel Two-in-One. Una prolongación de la aventura con los Invasores, que esta vez se alarga durante dos números, el citado anual y un número de la propia serie regular protagonizada por la Cosa.
Roy Thomas se encarga también de guionizar ambos números. Mientras que el otro Buscema, Sal, es quien pone los lápices. Esta vez es al pobre Sal a quien le toca lidiar con una lista de diferentes entintadores, a cuál peor.

Los héroes invitados, lógicamente, también pertenecen al pasado. Se trata de la Legión de la Libertad, el otro grupo formado por superhéroes de la antigua Timely. Los superhéroes de la Timely de segunda división, todo hay que decirlo.
Pero lo que es para comentar aparte es el núcleo de villanos del arco. Tenemos a un as de la aviación apodado el Tiburón Aéreo y a su inseparable compañero oriental. Un dúo de lo más cómico que no puede evitar recordarme a cierto villano de dibujos animados y a su riente perro, a bordo de su automóvil de competición.
Luego están el Hombre Maestro y el atlante Hombre-U, ambos salidos de la serie de los Invasores. Y para rematar, una inmensa esvástica voladora, que no sólo tiene vida propia sino que resulta ser el cerebro detrás del III Reich.
Todo muy kitsch, con la probable intención de perpetrar una gran puesta en ridículo del nazismo. Un divertido arco que no creo que tenga mayor valor que el de la parodia.

Ahora sí, cerramos el presente tocho con la otra gran saga de esta etapa guionizado por Roy Thomas. Curiosamente en esta saga, igual que ocurre en la de las tres tierras comentada anteriormente, también entran en juego tres mundos.
El apartado gráfico corre a cargo de George Pérez y John Buscema, contando con las tintas de Joe Sinnott en cuatro de los cinco números de que consta. Así que no se puede pedir más. Bueno sí, que el último número también hubiera sido entintado por Sinnott, porque Janice Cohen no está a la altura de la papeleta.

Entrando en materia argumental, Thomas da continuidad ni más ni menos que a la saga de la Contratierra y del Alto Evolucionador, uniendo la trama a una nueva amenaza de Galactus, que regresa dispuesto a devorar a la propia Contratierra.
La sinopsis ya es de lo más seductora y lo que sigue no le va a la zaga.
De entrada, tenemos un punto de interés que es ver en acción por primera vez al nuevo heraldo de Galactus, que no es otro que el Destructor, la máquina robótica asgardiana.
La cuestión es que los Cuatro Fantásticos junto a Gorr, un hombre gorila dorado enviado por el Alto Evolucionador, deben encontrar un planeta alternativo para Galactus, y así librar a la Contratierra de sus garras. La elección está entre tres mundos que deberán cumplir la condición de albergar vida y que al mismo tiempo sus habitantes no sean carne de genocidio para satisfacer a Galactus.
De esta forma, es necesario visitar los tres mundos. Unos viajes que son el clímax del componente de puro entretenimiento de la saga.
El primer planeta es Mekka, un mundo habitado por robots y liderado por un viejo conocido de esta colección, el imponente androide Torgo. El segundo, es un planeta que vive en el medievo, y que guarda una sorpresa final. Y el tercero es un mundo aparentemente sin vida.
El único pero lo situaría en ese desenlace con el Hombre Imposible de por medio. Pese a todo, un arco apasionante y tremendamente entretenido.
La guinda final pone fin al Ben Grimm de carne y hueso, con lo que volvemos a la normalidad esperando al siguiente tomo.


Conclusión.

No hay duda de que esta segunda etapa de Roy Thomas como guionista de los Cuatro Fantásticos eleva al presente tomo a la condición de recomendable que alcanzan los anteriores. Siendo más concretos, las dos sagas multiplanetarias son la joya de la corona de la etapa, que convierten a este volumen en infaltable para los fans del cuarteto.
El resto de la etapa de Thomas está entre aceptable y bien. Mientras que la primera parte del tomo, principalmente a cargo de Conway y Wein, es algo discreta argumentalmente, si bien los dos Giant-Size salvan bastante la papeleta.
En lo que respecta al apartado gráfico, digamos que todo lo que vaya entintado por Joe Sinnott es de un nivel como mínimo notable, ya sea sobre los lápices de John Buscema, George Pérez o Rich Buckler. El resto no luce un acabado tan perfecto, pero tampoco está nada mal.

Este es el que tenía el número pixelado, verdad? Se llegó a reeditar? O ha salido alguna tirada posterior?

3
Mutantes / Re:Crónicas Mutantes: el Club de Lectura definitivo
« en: 12 Mayo, 2022, 12:53:00 pm »

Primera tanda de esta nueva serie. Se agradece el cambio del pozo oscuro en que se están metiendo los mutantes (de hecho aunque no fuera cronológico no estaría mal intercalar alguno para que las lecturas se hagan más fáciles...  :lol: :lol: :lol:). Aún asi no es tampoco un cómic memorable, se agradece el tono y que se sienta más como estudiantes en eso estoy de acuerdo con vosotros, pero las dos primeras historias me han resultado bastante indiferentes. La tercera eso si, me parece muchísimo más interesante, con más ritmo y mucha mejor resolución así que quedo a la espera de ver como va evolucionando la serie (aunque sean tan solo 8 números).

4
Mutantes / Re:Crónicas Mutantes: el Club de Lectura definitivo
« en: 12 Mayo, 2022, 12:22:13 pm »

Algun apunte:
 - "Cuando el Mímico copia los poderes de Cíclope, los rayos ópticos deberían haber salido disparados".

Según el momento del cómic si, pero se puede justificar por retrocontinuidad porque por lo visto en números posteriores fue el accidente aéreo el que provocó un golpe en la cabeza a cíclope que le impedía controlar sus poderes. Lo cual nos lleva a otro punto interesante, porque ahora en la era krakoana Hickman se sorprendió de que nadie se hubiera preguntado porque con las resurrecciones cíclope seguía necesitando visor. O sea que lo mismo tenía algo pensado al respecto.  :borracho:


Buen intento  :roll: Interesante eso que planteas. Lo que pasa es que, cuando leas más adelante, verás que el Mímico, en The X-Men #27,
Sorry but you are not allowed to view spoiler contents.

Lo del retconeo de Lucifer es algo como que me suena de fondo, de haberlo leído alguna vez y no acordarme ahora cómo se planteaba. Con ganas de redescubrirlo  :)

Stan lee obvio que no tenia nada pensado… :lol: :lol: me refería a la reflexión de Hickman y porque cíclope volvería de la muerte con ese “defecto”

Ni idea de eso, pero con la partida de Hickman, me da que lo que quiera que tuviera pensado se va a quedar en el tintero.

Si.  :( :( :(

5
Mutantes / Re:Crónicas Mutantes: el Club de Lectura definitivo
« en: 12 Mayo, 2022, 08:20:14 am »

Algun apunte:
 - "Cuando el Mímico copia los poderes de Cíclope, los rayos ópticos deberían haber salido disparados".

Según el momento del cómic si, pero se puede justificar por retrocontinuidad porque por lo visto en números posteriores fue el accidente aéreo el que provocó un golpe en la cabeza a cíclope que le impedía controlar sus poderes. Lo cual nos lleva a otro punto interesante, porque ahora en la era krakoana Hickman se sorprendió de que nadie se hubiera preguntado porque con las resurrecciones cíclope seguía necesitando visor. O sea que lo mismo tenía algo pensado al respecto.  :borracho:


Buen intento  :roll: Interesante eso que planteas. Lo que pasa es que, cuando leas más adelante, verás que el Mímico, en The X-Men #27,
Sorry but you are not allowed to view spoiler contents.

Lo del retconeo de Lucifer es algo como que me suena de fondo, de haberlo leído alguna vez y no acordarme ahora cómo se planteaba. Con ganas de redescubrirlo  :)

Stan lee obvio que no tenia nada pensado… :lol: :lol: me refería a la reflexión de Hickman y porque cíclope volvería de la muerte con ese “defecto”

6
Mutantes / Re:Crónicas Mutantes: el Club de Lectura definitivo
« en: 11 Mayo, 2022, 11:45:09 am »
Sigo desde el eco!


Mímico! como bien comentáis el clásico personaje aglutinador de poderes de Stan Lee... que no puede dar más pereza. Especialmente por su no-trama: una excusa para que Mímico consiga sus poderes, porque dando vueltas por la ciudad se va encontrando por azar con los integrantes de la Patrulla X. Pero esto no es lo peor, no... es una trama enrevesada que implica demasiadas casualidades y suspensión de credulidad (Xavier puede provocar cortocircuitos?). De cualquier manera nada produce más sopor que la resolución final, ya manida en la que en la última viñeta Xavier explica cosas que el ya sabía y que no había compartido con nadie. Esto es una constante de la serie y es un comodín que a mi me resulta bastante molesto. Por lo demás, habría que esperar más del último número de Stan Lee. Mímico pasa sin pena ni gloria, aunque creo recordar que luego no intentaron colar otras cuantas veces, pero por lo visto solo le gustaba a Stan Lee (no me extraña).

Algun apunte:
 - "Cuando el Mímico copia los poderes de Cíclope, los rayos ópticos deberían haber salido disparados".

Según el momento del cómic si, pero se puede justificar por retrocontinuidad porque por lo visto en números posteriores fue el accidente aéreo el que provocó un golpe en la cabeza a cíclope que le impedía controlar sus poderes. Lo cual nos lleva a otro punto interesante, porque ahora en la era krakoana Hickman se sorprendió de que nadie se hubiera preguntado porque con las resurrecciones cíclope seguía necesitando visor. O sea que lo mismo tenía algo pensado al respecto.  :borracho:


Cambiamos a Stan Lee por Roy Thomas.

Spoiler: la cosa no mejora. De hecho nos encaminamos hacia el Omnigold 2 de la Patrulla X, que debería conocerse como "la era de la oscuridad". El descenso a los infiernos lector de la Patrulla X comienza aquí.  :lol: :lol: :lol:

Lucifer no tenía ni pies ni cabeza ya en su primera intervención y situarlo como el némesis de Xavier era algo ridículo. Recuperarlo es aún más lamentable. Su plan maestro es para llorar de tristeza y para rematar al final del todo tenemos de nuevo la viñeta de Xavier revelando que sabía un montón de cosas que era imposible que supiera. En unas viñetas dice "mi mente no puede atravesar el escudo mental con el que se rodea" y al final "atravesé la barrera mental de Lucifer".  :puzzled: :lol: :puzzled: :lol: básicamente es todo así.

Uno de los puntos álgidos es llevarnos al momento en que Xavier se enfrentó a Lucifer por primera vez y perdió sus piernas. Algo que ha sido retconeado ya aunque tengo curiosidad por ver como lo hicieron y se acabaron olvidando de Lucifer. Lo más llamativo es que esto sucede en Tíbet y nadie se preocupó por investigar lo más mínimo como eran ni las casas, ni los ropajes de los tibetanos. Tibet? esto deber ser árabe, no? Desierto, turbantes... No pusieron un camello de milagro.  :lol: :lol: :lol:

Mi viñeta favorita, por supuesto, es el cowboy pocho que se marcha envuelto en un cubito de hielo.  :lol: :lol: :lol:

Pues eso, nos esperan tiempos duros. Fuerza compañeros!!

7
Bueno, terminada la última grapa del Testamento de Magneto me han vuelto a dejar el culo torcido con el giro final, aunque eso es normal en los grandes arcos importantes actuales. Volvemos a jugar con decir entre líneas que Wanda y Pietro son mutantes e hijos de Magneto pero sin decirlo explícitamente. :yupi: :yupi: :yupi:

Lo que no me ha gustado:
Sorry but you are not allowed to view spoiler contents.

El final y la resolución del caso....  :leche: :leche:

No es que moleste aquí… pero si te quieres pasar por el hilo de factor x, estuvimos comentando la serie ahí por ser heredera directa… ;)

8
Mutantes / Re:Lobezno: Esperando al verdadero Logan
« en: 09 Mayo, 2022, 16:40:46 pm »
Leído X vidas de Lobezno 1,

Sorry but you are not allowed to view spoiler contents.


9
La ropa es
Sorry but you are not allowed to view spoiler contents.

Sorry but you are not allowed to view spoiler contents.

10
Películas y series Marvel / Re:El Caballero Luna. Serie de TV.
« en: 07 Mayo, 2022, 20:50:33 pm »
Yo que no conocía nada de este personaje, empecé con bastante curiosidad pero ha sido un bluff tremendo. En el último capítulo ya todo sucede porque si, no hay ningún tipo de coherencia, ni explicación, ni trama y lo peor es que les da más igual a ellos que a nosotros.

Tremendamente decepcionante.

11
Mutantes / Re:Merodeadores ! El barquito de la X
« en: 07 Mayo, 2022, 20:38:19 pm »
Leído Merodeadores 25,

Sorry but you are not allowed to view spoiler contents.

12
Mutantes / Re:Crónicas Mutantes: el Club de Lectura definitivo
« en: 07 Mayo, 2022, 20:32:29 pm »
Ni me acordaba ya que habíamos leído el Prof. X y los X-Men! Cómo es el subconsciente! :lol:

Afortunado!!!

Por otro lado, no he sido capaz ni de terminar el Cobalto y Thesy ya me ha clavado dos más. Qué ritmo, Dios, qué ritmo.

Sys es como pillar un entrenador personal. No perdona ni una sentadilla!!!

13
Leído Patrulla X 7,

Sorry but you are not allowed to view spoiler contents.

14
Mutantes / Re:Crónicas Mutantes: el Club de Lectura definitivo
« en: 07 Mayo, 2022, 19:51:27 pm »
Después de un par de semanas de viaje, miedo me daba volver a abrir este foro... pero me tranquiliza ver que solo hay 20 páginas sin leer.  :borracho: :borracho: :borracho: Estoy convencido que se me visualizaba con bandera blanca, pero sigo vuestro rastro ya helado! Asi que supongo que comentar estos números ya es hablar en el desierto, pero eso nunca me ha intimidado. Allá voy!!


Como bien comentáis, una saga que empuja la historia y que hace avanzar el "lore" de la Patrulla X. Hay que poner en valor cuanto se sigue reutilizando a día de hoy las bases que se establecieron hace casi 60 años. Bolivar trask, los centinelas y esa sólida base que es el comienzo del odio al mutante y que tan bien acabaría puliendo años después Claremont. Tiene las clásicas locuras de los 60 (esa plataforma volante de hielo!!) que ya se han convertido en marca de la casa y que hacen arquear las cejas con algo de delicia a los que lo leemos décadas después, incluido en deus ex-machina que es un cristal random que estaba en la cima de una torre en una ciudad!!!  :birra: :birra: :birra: Muy fan también del concepto matemático de la época que creando centinelas de 8 en 8 pensaban que se iba a superar en número a la raza humana en un plis.  :lol: :lol: :lol: pero en general, la trama avanza, es menos rídicula de lo general a pesar de todo y ha perdurado como una saga memorable.


¿Se ha terminado ya? Se ha terminado ya ¿Podemos olvidar que lo hemos leído? Si, por favor.

(Realmente no son tan malos como los primeros de esta serie, pero ya es una serie lastrada por el hastío).


El retorno de Magneto!! Y el retorno del chanantismo!!! Una saga en general bastante decepcionante. Magneto vuelve con un plan loquísimo que no tienen ni pies ni cabeza y acaba cuando las sondas mentales de Xavier atraviesan el universo para reclamar a Extraño que venga a por su trofeo. Es también una nueva demostración de que conceptos mínimos de ciencia no le interesaban a Stan Lee lo más mínimo. Magnetismo es equivalente de cualquier cosa: hipnosis magnética! calentamos el hielo con campos magnéticos! cerramos un iglú con un sellado magnético!... estamos a un paso de duchas magnéticas, Magneto haciendo recetas de Chicote con fuego magnético o agujeros de gusano magnéticos! Todo vale!!

La verdad es que en los 60 entre lo radiactivo y lo magnético Stan Lee tenía carta blanca!!  :lol: :lol: :lol:

Pues eso, que sigo avanzando por aquí. Id dejando el camino bien marcado con pequeñas flores de krakoa... ¡¡no me vaya a perder!!











15
Mira que cambiar el color de la fuente creo que no cuestan nada...

Sí que cuesta, mucho.

Los rótulos van en la plancha de negros, mientras que si han de ir en color han de ir en la plancha del color correspondiente (que son 3: cyan, magenta, amarillo).

Para hacer la edición italiana y la española, hay que imprimir una plancha en CMY para ambas ediciones, y una plancha de negro para cada edición. Se hace la italiana primero (por ejemplo, eso da igual), y cuando se ha concluido la tirada, se cambia la plancha de negro (sólo és) y se hace la tirada de la edición española. Si hay que cambiar las 4 planchas cada vez por las letras de colores, el proceso es más caro (hay que imprimir 8 planchas en lugar de 5), y cuesta más tiempo (hay que cambiar las 4 planchas y recalibrar la combinación de las 3 que no son de negro para el ajuste de color).
Bueno sí...ejem y si se imprimiera todo en bitono, no te digo.. :disimulo:

Exactamente lo que he pensado.

Se abaratan costes, claro... pero a costa de un peor producto final.

Páginas: [1] 2 3 ... 28
Carbonate design by Bloc
variant: carbon
SMF 2.0.7 | SMF © 2011, Simple Machines